Decálogos de ética periodística, un género que vale la pena coleccionar
10 de Noviembre de 2020

Decálogos de ética periodística, un género que vale la pena coleccionar

El de Javier Darío Restrepo es uno de los más populares, pero no el único. 
Fotografía: El Moisés de Brujas, Bélgica. Pixel 2013 en Pixabay.
Red Ética

Desde el profeta Moisés hasta nuestros días, los decálogos han demostrado ser de gran utilidad para guiar la conducta humana. Suelen ser breves, contundentes y fáciles de memorizar. Es por esto que cuando hablamos de ética periodística, abundan también estos listados con 10 mandamientos. 

A fin de destacar su valor, queremos recopilarlos aquí, y de esta manera ayudar a quienes estudian el azaroso campo de la ética periodística a identificar qué elementos tienen en común. Si conoces algún decálogo de ética periodística que merezca ser incluido en esta colección, puedes escribirnos a redetica@fundaciongabo.org para que lo hagamos. 

Valga la pena aclarar antes que no todos los decálogos tienen 10 puntos. Algunos tienen nueve, otros doce. Como nos lo aclaró Fundéu cuando le consultamos a propósito de la elaboración de esta colección, no todo decálogo ha de tener 10 numerales de manera obligatoria, pues "un decálogo es un conjunto de normas o consejos ‘que, aunque no sean diez, son básicos para el desarrollo de cualquier actividad’, tal y como señala el diccionario académico".

Doris Fleeson, primera periodista mujer en cubrir una elección presidencial.

El decálogo de Doris Fleeson

Uno de los primeros decálogos de ética periodística de los que se tenga registro, lo escribió una mujer. Se trata de Doris Fleeson, columnista política de mediados del siglo XX para The Washington Post, quien pronunció este decálogo en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Nebraska, Estados Unidos, el 6 de octubre de 1954.

1. Observa con atención. El más grande reportero de la historia fue el pequeño niño que miraba el desfile real y dijo: “Pero el Emperador no lleva nada de ropa”.

2. De todas las influencias que buscan deformar el juicio del reportero, las más respetables son las más peligrosas. 

3.  Siempre toma tu trabajo con seriedad. Nunca te tomes a ti mismo seriamente.

4. Un típico patriota es el hombre que piensa que los políticos de su país son los más corruptos, y sus mujeres son las más bellas de todos los países del mundo. Recuerda que él está equivocado en ambos casos y probablemente en todos los otros

5. Los presidentes y los políticos, así como los jueces, son tan honestos como la mayoría de los hombres, pero no más que eso.

6. Las mujeres son personas. No hay tal cosa como el punto de vista de las mujeres y no dejes que ningún editor te diga lo contrario. 

7. Noventa por ciento de lo que se estima como genialidad es nada más que buena memoria. Entrena la tuya.

8. Condena los clichés. Los verbos siempre por delante.

9. Escribe bien, pero en un lenguaje entendible. No estoy sugiriendo jergas o coloquialismos. Por el contrario, ten tu diccionario a la mano.

10. Nos dicen que el periodismo es efímero. No lo creas porque simplemente no es así. Las formas y métodos de presentación pueden cambiar pero no la necesidad del buen reporteo y edición inteligente en un mundo que sólo permanecerá libre si conoce los hechos de su existencia.

Javier Darío Restrepo. Fotografía: Fundación Gabo.

El decálogo de Javier Darío Restrepo

Tal vez el más popular de estos decálogos de ética periodística, debido a su practicidad, es el de Javier Darío Restrepo, quien, producto de sus talleres dictados sobre ética periodística, formuló su ‘Decálogo del buen periodista’ en el libro ‘Deontología periodística. Un camino urgente a seguir’ (2015), coordinado por José Luis Jáquez Balderrama. 

1. El buen periodista ha de ser, ante todo, una buena persona

2. El buen periodista ha de estar orgulloso de su profesión

3. El buen periodista tiene un sentido de misión en su ejercicio profesional

4. El buen periodista es un apasionado por la verdad

5. El buen periodista es autocrítico

6. El buen periodista elabora conocimiento y lo comparte

7. El buen periodista hace periodismo con un objetivo

8. El buen periodista tiene el sentido del otro

9. El buen periodista es independiente

10. El buen periodista mantiene intacta su capacidad de asombro

García Márquez y Tomás Eloy Martínez en Cartagena. Fotografía: Fundación Gabo.

El decálogo de Tomás Eloy Martínez

El argentino Tomás Eloy Martínez, quien dictó junto a Javier Darío Restrepo los primeros talleres de ética periodística organizados por la Fundación Gabo a finales de los 90’, también formuló su propio decálogo de ética periodística

1. El único patrimonio del periodista es su buen nombre. Cada vez que se firma un artículo insuficiente o infiel a la propia conciencia, se pierde parte de ese patrimonio, o todo.

2. Hay que defender ante los editores el tiempo que cada quien necesita para escribir un buen texto y el espacio que necesita dentro de la publicación.

3. Una foto que sirve sólo como ilustración y no añade información alguna no pertenece al periodismo. Las fotos no son un complemento, sino noticias en sí mismas.

4. Hay que trabajar en equipo. Una redacción es un laboratorio en el que todos deben compartir sus hallazgos y sus fracasos, y en el que todos deben sentir que, lo que le sucede a uno les sucede a todos.

5. No hay que escribir una sola palabra de la que no se esté seguro, ni dar una sola información de la que no se tenga plena certeza.

6. Hay que trabajar con los archivos siempre a mano, verificando cada dato y estableciendo con claridad el sentido de cada palabra que se escribe.

7. Evitar el riesgo de servir como vehículo de los intereses de grupos públicos o privados. Un periodista que publica todos los boletines de prensa que le dan, sin verificarlos, debería cambiar de profesión y dedicarse a ser mensajero.

8. Hay que usar siempre un lenguaje claro, conciso y transparente. Por lo general, lo que se dice en diez palabras siempre se puede decir en nueve, o en siete.

9. Encontrar el eje y la cabeza de una noticia no es tarea fácil. Tampoco lo es narrar una noticia. Nunca hay que ponerse a narrar si no se está seguro de que se puede hacer con claridad, eficacia, y pensando en el interés de lector más que en el lucimiento propio.

10. Recordar siempre que el periodismo es, ante todo, un acto de servicio. Es ponerse en el lugar del otro, comprender lo otro. Y, a veces, ser otro.

El nonecálogo de Kovach y Rosentiel

Los elementos del periodismo, libro escrito por Bill Kovach y Tom Rosenstiel, ha sido considerado por años como la Biblia del periodismo. Para Kovach y Rosentiel, “La verdad periodística es más que una mera fidelidad a los hechos, Es un proceso de selección que evoluciona en la interacción con los lectores. Además, esta desinteresada búsqueda de la verdad es lo que diferencia al periodismo de otras formas de comunicación”. Aunque le falta un punto para ser un decálogo, vale la pena destacar estos nueve elementos a los cuales debe ser fiel el periodista que proponen en su libro. 

1. La primera obligación del periodismo es la verdad.

2. Debe lealtad ante todo a los ciudadanos.

3. Su esencia es la disciplina de verificación.

4. Debe mantener su independencia con respecto a aquellos de quienes informa.

5. Debe ejercer un control independiente del poder.

6. Debe ofrecer un foro público para la crítica y el comentario.

7. Debe esforzarse por que el significante sea sugerente y relevante.

8. Las noticias deben ser exhaustivas y proporcionadas.

9. Debe respetar la conciencia individual de sus profesionales.

El dodecálogo de Camilo José Cela 

Camilo José Cela era un lector voraz de periódicos y revistas y un colaborador infatigable de diferentes publicaciones, a pesar de que sus relaciones con el gremio no fueron todo lo cordiales, pues fue expulsado de la Asociación de la Prensa de Madrid en 1952 tras la publicación en Buenos Aires de ‘La Colmena’.

Una de sus mayores satisfacciones fue la creación de la carrera de Periodismo en la universidad que lleva su nombre en Madrid. El siguiente Dodecálogo de Deberes del Periodista fue presentado en mayo del 2001 en la Universidad Camilo José Cela, durante la clausura del ciclo Comunicación y Sociedad en el Siglo XXI.

1. Decir lo que acontece, no lo que quisiera que aconteciese o lo que imagina que aconteció.

2. Decir la verdad anteponiéndola a cualquier otra consideración y recordando siempre que la mentira no es noticia y, aunque por tal fuere tomada, no es rentable.

3. Ser tan objetivo como un espejo plano; la manipulación y aun la mera visión especular y deliberadamente monstruosa de la imagen o la idea expresada con la palabra cabe no más que a la literatura y jamás al periodismo.

4. Callar antes que deformar; el periodismo no es ni el carnaval, ni la cámara de los horrores, ni el museo de figuras de cera.

5. Ser independiente en su criterio y no entrar en el juego político inmediato.

6. Aspirar al entendimiento intelectual y no al presentimiento visceral de los sucesos y las situaciones.

7. Funcionar acorde con su empresa -quiere decirse con la línea editorial- ya que un diario ha de ser una unidad de conducta y de expresión y no una suma de parcialidades. 

8. Resistir toda suerte de presiones: morales, sociales, religiosas, políticas, familiares, económicas, sindicales, etc., incluidas las de la propia empresa. 

9. Recordar en todo momento que el periodista no es el eje de nada sino el eco de todo.

10. Huir de la voz propia y escribir siempre con la máxima sencillez y corrección posibles y un total respeto a la lengua.

11. Conservar el más firme y honesto orgullo profesional a todo trance y, manteniendo siempre los debidos respetos, no inclinarse ante nadie.

12. No ensayar la delación, ni dar pábulo a la murmuración ni ejercitar jamás la adulación: al delator se le paga con desprecio y con la calderilla del fondo de reptiles; al murmurador se le acaba cayendo la lengua, y al adulador se le premia con una cicatera y despectiva palmadita en la espalda.

El decálogo de Reynaldo Sietecase

Este decálogo de ética periodística escrito por el periodista y novelista argentino Reynaldo Sietecase fue escrito a propósito de la celebración del Día del Periodista en Argentina, que se conmemora cada 7 de junio.

El decálogo está tremendamente bien escrito, pues Reynaldo es un autor consagrado, con ocho obras publicadas entre ellas las novelas Un crimen argentino (Alfaguara, 2002); A cuántos hay que matar (Alfaguara, 2010) y más recientemente, No pidas nada (Alfaguara, 2017).

1. Para un periodista lo más importante es la verdad. Contamos lo que vemos y sabemos, lo que podemos demostrar. 

2. Nadie nos puede obligar a hacer mal nuestro trabajo. Nadie nos puede obligar a mentir. 

3. Los periodistas tenemos derecho a decir que "no" sí nos plantean tareas que se alejen de la verdad de los hechos. No nos pagan para participar de operaciones de prensa ni para inventar.

4. Vendemos nuestra fuerza de trabajo, no nuestra opinión. Trabajar en un medio público no cambia la esencia de nuestra tarea. 

5. No somos fiscales de la Patria, ni héroes civiles, ni vedettes. Somos personas comunes obligadas moralmente a contar lo que pasa, desde nuestra subjetividad y de la manera más precisa y completa posible.

6. Contar lo que el poder (político o económico) no quiere que se conozca es la mejor definición de periodismo en su variante de investigación. 

7. No se deben alterar los contenidos periodísticos por la pauta publicitaria. Sea privada u oficial. Lo ideal es que los periodistas no estén relacionados a la venta de publicidad. 

8. Nunca el periodista puede estar delante de la información. Esos periodistas podrían escribir Yo y Platero pero no una buena crónica. 

9. El periodismo no es un camino hacia la fama y la popularidad. El periodismo es una herramienta destinada a iluminar la realidad. El periodista es quien enfoca. Si prefiere estar bajo el haz de luz algo está funcionando mal.

10. El principal dilema del periodismo actual sigue siendo ético. Escribamos en un iPad o en una libreta, emitamos por la web o desde un teléfono inteligente, el tema es qué contamos y cómo lo hacemos. 

Decálogo de ética periodística de los periodistas de las regiones colombianas 

Este decálogo fue elaborado por los estudiantes que participaron en el marco del curso Ondas de Paz, realizado por Consejo de Redacción y RTVC, el sistema de medios públicos de Colombia. El módulo sobre ética periodística fue dictado por Hernán Restrepo, gestor de contenidos de la Red Ética de la Fundación Gabo. 

1. El buen periodista de las regiones colombianas sabe que su primer compromiso es con la verdad. 

2. Es ante todo una buena persona. 

3. Diferencia con claridad la información de la opinión. 

4. Es un ser humano que manifiesta sus emociones y solidaridad ante situaciones difíciles, pero no se deja llevar por esas emociones al momento de informar. 

5. Debe conocer muy bien los territorios, la cultura e idiosincrasia de su comunidad. 

6. Más que objetividad, lo que se espera del buen periodista de las regiones colombianas es la honestidad (sinceridad) para con su audiencia. 

7. Debe ser respetuoso en todo aspecto, sobre todo con la audiencia. 

8. No se queda satisfecho con la versión oficial de los hechos, sino que incluye todos los puntos de vista (voces) posibles, en especial las de la comunidad. 

9. Es un veedor del respeto a los Derechos Humanos en su comunidad y está dispuesto a denunciar cualquier violación a ellos. 

10. Ha de procurar por aportar a la construcción de paz y el tejido social, a través de la información que publica, a pesar de las estigmatizaciones que esto pueda traer hacia él. 

Decálogo del periodismo de investigación de Miguel Ángel Bastenier 

Miguel Ángel Bastenier, periodista español y maestro de la Fundación Gabo por décadas y además asiduo participante de los tuitdebates de nuestra Red Ética, sorprendió a sus seguidores en Twitter el 20 de diciembre de 2013, al publicar su propio Decálogo del Periodismo de Investigación.

1. Especialización. No se investiga el universo.

2. Todo se investiga. No aceptar apariencias.

3. Fuentes propias. Pero sin amistad innecesaria.

4. Todo se guarda hasta un día en que resulta que hace falta.

5. 20 años para graduarse, 5 de meritoriaje.

6. Información Pública Pasiva: registro, catastro, padrón.

7. Investigar sale caro.

8. Corroborar normalmente con la policía, pero que nunca te regalen una noticia.

9. Patear sin descanso la ciudad (o el mundo). 

10. La información se obtiene, no se compra. Eso no sería periodismo.

Los 10 mandamientos de Bertrand Russell

El filósofo británico Bertrand Russell, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1950, formuló un año después de recibir el galardón su Decálogo Liberal, que fue inicialmente publicado en el New York Times, como parte del artículo “La mejor respuesta al fanatismo”.

Aunque los mandamientos de Russell, fueron pensados para guiar a profesores universitarios, también son aplicables a la profesión del periodista.

1. No te sientas completamente seguro de nada.

2. No creas que vale la pena ocultar la prueba, pues es seguro que ésta saldrá a la luz.

3. No te desaliente nunca pensar que no vas a tener éxito.

4. Cuando encuentres oposición, aún cuando sea de tu esposa o de tus hijos, esfuérzate por vencerla con argumentos y no por la autoridad, pues la victoria basada en la autoridad es ficticia e ilusoria.

5. No tengas respeto a la autoridad de otros, pues siempre se encuentran autoridades que opinan lo contrario.

6. No utilices el poder para reprimir opiniones que creas perniciosas, pues si lo haces, las opiniones te reprimirán a ti.

7. No temas parecer excéntrico al opinar, pues todas las opiniones ahora admitidas fueron antes excéntricas.

8. Mira con más agrado la discrepancia inteligente que el asentimiento pasivo, pues si valoras como es debido la inteligencia, lo primero supone un asentimiento más profundo que lo segundo.

9.- Sé escrupulosamente veraz, aún cuando la verdad sea inconveniente, pues será aún más inconveniente si tratas de ocultarla.

10.- No sientas envidia por la felicidad de otros que viven en un paraíso de necios, pues sólo un necio puede creer que eso es la felicidad.

Decálogo para una cobertura deportiva responsable

El profesor Xavier Ramon, profesor e investigador del Departamento de Comunicación de la Universitat Pompeu Fabra, cuya tesis doctoral analizó el cubrimiento de la prensa americana y española durante los Juegos Olímpicos Río 2016, ha elaborado un decálogo para una cobertura deportiva responsable, el cual hace parte de su tesis doctoral y con seguridad será de gran utilidad para periodistas y académicos interesados en mejorar la calidad de la prensa deportiva.

1. Sea preciso, riguroso y evite la especulación y el rumor

2. Emplee un amplio abanico de fuentes autorizadas y representativas para construir la cobertura

3. Trabaje duro para dar visibilidad a los deportes infrarrepresentados

4. Vaya más allá del terreno de juego para informar sobre los contextos relevantes del deporte

5. Respete la correcta separación entre géneros periodísticos, en especial la opinión de la información

6. No siga el camino del sensacionalismo y la trivialización

7. Amplíe los horizontes: tenga la diversidad y la igualdad en mente

8. Difunda el mensaje de la no discriminación

9. No sea complaciente y evite utilizar lenguaje estereotipado, manteniéndose 

alejado de los comentarios sexistas y otros clichés encubiertos

10. El deporte no es un substituto de la guerra; evite el lenguaje que fomenta la confrontación

Los 10 mandamientos del periodista que cubre ataques terroristas

Hacen parte del Breaking News Consumer’s Handbook Terrorism Edition (Guía de bolsillo para consumidores de noticias de última hora – Edición sobre terrorismo), creado por el programa On The Media, producido por la radio pública de Nueva York.

1. Recuerde, en el período inmediatamente posterior a los ataques, casi todo el mundo va a hacerlo mal. Los ataques terroristas están diseñados para sembrar el caos y la confusión. 

2. Como siempre, las fuentes no anónimas, locales y verificadas ofrecen una mejor información.  La mayoría de medios informativos estarán operando con información de segunda y tercera mano. 

3. En medio de todas las declaraciones contradictorias, enfóquese en la información más consistente. 

4. Cuanto más emocional sea el comentario, menos fiable será la información.  El pensamiento racional  es esencial en estos momentos, así como recordar las lecciones de historia.

5. Realmente no le preste atención a los políticos.  Los incidentes como estos son muy adecuados para la manipulación política, y los políticos de todas las tendencias se verán tentados a usar los ataques para impulsar su propia agenda.

6. De hecho, examine las credenciales de todos los supuestos “expertos.”  El hecho de que alguien haya trabajado en el gobierno no le convierte en un experto en terrorismo. Incluso haber trabajado en la CIA no es garantía de experiencia.

7. Tenga en cuenta el idioma que utiliza los medios de comunicación. Evite términos como:

“Cerebro de los ataques”… dota a los terroristas con más poder del que tienen.

“Sofisticado”… sobreestima al caos cruelmente planeado.

“Sin precedentes” … hay poco de “nuevo” en los métodos terroristas.

8. Inevitablemente, poblaciones enteras y religiones serán usados como chivos expiatorios. No le siga el juego a esto. 

9. Reflexione antes de retuitear. Las veces en que un contenido se comparte a veces es opuesto a su exactitud.  Los usuarios de las redes sociales, incluso los bien intencionados podrían terminar haciendo las cosas mal. 

10. Sea paciente. No importa qué suceda, las historias en desarrollo tomarán tiempo en aclararse y los errores se presentarán. 

Decálogo para la cobertura ética de unas elecciones

Jorge Tirzo, quien fue editor de la Revista Mexicana de Comunicación y bloguero en la revista Gatopardo, escribió para la Red Ética este decálogo a propósito de las elecciones federales en México llevadas a cabo en 2018. “Para todos los interesados en hacer buen periodismo electoral, está dedicado el siguiente decálogo para considerar al momento de planear la cobertura informativa de las próximas elecciones”, afirma Tirzo.

1. Recordar que el periodismo es un servicio público

Aunque muchos empresarios no lo vean así, la labor informativa tiene un componente central de servicio público. En una elección, el periodismo debe ayudar a tomar decisiones: por quién votar, cómo, cuándo, por qué. 

2. Hacer una cobertura justa y equitativa

Hay que procurar dar cobertura también a sus posturas y propuestas, no solamente a los grandes partidos tradicionales. Esto involucra a partidos y candidatos, pero también autoridades electorales, ciudadanos, candidatos independientes, académicos, etc.

3. Evitar coberturas monofuente y verificar la información

Si el periodismo nunca debe fiarse de una sola fuente, en una elección mucho menos. Todos los políticos darán sus propios datos, dirán que son la mejor opción y dirán que sus adversarios son lo peor. 

4. Ser más críticos con los sondeos y encuestas de opinión

La cobertura no puede limitarse a reportar las más recientes encuestas. El periodista debe ocuparse de explicarle a su audiencia en qué consistieron las encuestas, sus metodologías, sus limitaciones. 

5. No seguirle el juego a los trolls y bots

El periodista debe entrenarse para diferenciar ese tipo de cuentas de las reales. Los editores deben evitar caer en su juego y no elaborar notas donde se cuente que “el candidato fue trending topic por muchas horas” o “usuarios de las redes insultaron al candidato en la red”. 

6. Contar la historia de la gente, no solo de los políticos

Las elecciones no son solamente de los candidatos, sino también de los millones de votantes. ¿Qué le piden los votantes a los candidatos? ¿Qué tan factibles son las promesas de campaña en las comunidades reales? El periodismo debe indagar también en esta información y no relegarla a un segundo plano.

7. Evitar la declaracionitis e investigar los hechos

Los políticos hablan y declaran cosas que no necesariamente corresponden con la realidad: cifras infladas, acusaciones falsas, promesas imposibles de cumplir, etc. Lo peor que puede hacer el periodismo es basar su cobertura en lo que dijeron ese día los candidatos o los jefes de campaña. 

8. Enfocar la atención en asuntos trascendentales y denunciar distractores

Habrá decenas de informaciones sucediéndose al mismo tiempo. El periodista debe identificar los temas centrales y hacer énfasis en ellos.

9. Tener cuidado con la información falsa difundida a propósito

Considerando que tanta gente se informa a través de redes sociales, es cada vez más fácil difundir información falsa que mucha gente crea real. Los periodistas deben estar entrenados para identificar esas falsedades. Y no solo eso, también tienen el deber de alertar a la población de dichas notas falsas. 

10. Hacer periodismo de verdad, no propaganda

Por último, lo más importante. Recordar las diferencias entre periodismo y propaganda. El periodismo investiga, contrasta, muestra, informa. La propaganda es una visión parcial, pragmática, persuasiva. El periodismo es un servicio público mientras la propaganda sirve a intereses privados. 

Decálogo del uso de redes sociales del diario El Tiempo

Durante la realización del taller sobre ética y periodismo que dictó el español Gumersindo Lafuente en Bogotá, nos enteramos de la existencia de un Decálogo de Comportamiento en Redes Sociales del periódico de mayor circulación en el país. Renata Cabrales (@cabralita), editora de Redes Sociales del prestigioso rotativo, fue una de las asistentes al taller, y resultó ser además la autora del decálogo encargado por la Casa Editorial El Tiempo.

1.  Todo lo que ‘tuitee’ podrá ser usado en su contra. Por ello piense muy bien lo que va a publicar. Twitter es un medio caliente para mentes frías.

2.  No cree polémica (sobre todo con un tono negativo) con funcionarios públicos y/o políticos. Si va a preguntar algo por Twitter a una fuente, identifíquese como lo que es: un periodista. 

3.  Mientras trabaje para un medio será asociado a la marca. Por ello, si va a publicar una opinión en su perfil personal (es libre de hacerlo), cuide que no perjudique la confianza y credibilidad en el medio. 

4.  Use su perfil personal y/o corporativo para consultar fuentes, escuchar y responderle de manera cortés a la audiencia, detectar temas clave y hacerles seguimiento. 

5.  Use su perfil personal y/o corporativo para publicar información relevante, útil y verificada, que agregue valor a los usuarios en Twitter. 

6.  Las primicias deberán ser publicadas primero en la cuenta corporativa de la marca en Twitter.

7.  Si no quiere que algo se encuentre en línea, no lo publique. ¿Se pararía en la mitad de la redacción a gritar a los cuatro vientos un secreto o información confidencial?

8.  No ventile detalles o decisiones internas de su medio. Tampoco desacredite el trabajo de sus colegas (incluyendo los que trabajan en otros medios)

9.  Autentique la información encontrada en Twitter (una foto, vídeo o hecho informativo). Existen herramientas para verificar información falsa.

10. Sea transparente y admita cuando esté equivocado en Twitter. No elimine un error inmediatamente, ofrezca disculpas y haga la aclaración o corrección lo más rápido posible. 

Diez principios para un ejercicio libre y responsable del periodismo de salud

Hacen parte de un breve pero contundente documento creado en 2007 durante el III Congreso Nacional de Periodismo Sanitario llevado a cabo en Sevilla. Debido al lugar donde fue redactado se conoce como la Declaración de Sevilla a este texto que propone un decálogo que todo periodista de salud (y a decir verdad, de cualquier otra rama del periodismo) debería no solamente conocer, sino aplicar a diario en su trabajo. 

1.Veracidad

Identificar las fuentes informativas y contrastar las noticias. Evitar rumores e informaciones tendenciosas interesadas.Tener en cuenta que la noticia tiene muchos matices que requieren puntos de vista diferentes. 

2. Objetividad

Distinguir lo que es información sobre hechos constatables de lo que es opinión. Estar atento a los intereses de las fuentes y su relación con aquello que están comunicando. 

3. Profesionalidad

Asegurar la calidad de la información. No esconder publicidad o propaganda en ella. Buscar opiniones autorizadas para contrastar datos. 

4. Credibilidad

Fomentar el propio conocimiento en todo lo relacionado con la salud. Precaución al dar resultados preliminares en un ensayo. 

5. Respeto

No manipular imágenes, fotografías o testimonios. No obtenerlas sin consentimiento. No buscar el efecto dramático al contar una historia personal. 

6. Confidencialidad

Siempre que se haga una referencia con nombre y apellidos hay que citar las fuentes. Hay que respetar siempre el off de record y la confidencialidad.

7. Honestidad

La verdad y el respeto a las libertades individuales deben ser nuestros objetivos. Hay que usar un lenguaje sencillo y comprensible que traslade los mensajes al ciudadano. 

8. Independencia

Ejercer el derecho a la información sin aceptar sobornos, ni fomentar prebendas, ser observador imparcial. Las agendas de los organismos públicos y privados no deben dirigir nuestras agendas. 

9. Autenticidad

Huir de la piratería, la copia o el plagio. Hay quedar siempre el link de acceso a la fuente originaria, si es pública.

10. Responsabilidad

Acatar los Derechos Fundamentales reconocidos, no vulnerar la intimidad ni insultar, no ofender con calumnias ni injurias.

10 criterios de Media Doctor para medir la calidad de un reportaje de salud

Media Doctor fue un portal pionero en la defensa de un periodismo de salud de calidad liderado por un grupo de investigadores de la Universidad de Newcastle en Australia. Creado en 2004, estuvo dedicado a mejorar la precisión de la información sobre salud, que inspiró iniciativas en Canadá, Alemania, China (Hong Kong), Japón y la nuestra en los Estados Unidos. El equipo trabajaba de acuerdo a estos 10 criterios establecidos para evaluar la calidad de la información sobre la salud y la atención médica. 

1. La historia habla sobre un procedimiento médico novedoso.

2. La historia informa sobre la disponibilidad del procedimiento.

3. El periodista describe las opciones de tratamiento o diagnóstico disponibles.

4. Se mencionan los elementos necesarios para evitar la propagación de la enfermedad.

5. Se presentan evidencias que respaldan el procedimiento.

6. Los beneficios del procedimiento son cuantificables.

7. No se ocultan los posibles daños que pueda causar el procedimiento.

8. Se informa claramente de los costos del procedimiento.

9. El reportaje consulta distintas fuentes independientes de información.

10. El trabajo fue más allá de lo que dice un comunicado de prensa.

Decálogo Deontológico para el Tratamiento Informativo del Cáncer

La libertad de expresión y el derecho a la información nunca pueden vulnerar los derechos fundamentales de los enfermos y supervivientes de cáncer. Por este motivo, la fundación española Grupo IMO, en su apuesta por la promoción de la salud y la prevención del cáncer, ha elaborado conjuntamente con la Federación de Asociaciones de Prensa de España un Decálogo Deontológico para el Tratamiento Informativo del Cáncer, que resumimos aquí. 

1. Llamar al cáncer por su nombre

Desmitificar la enfermedad. Evitar eufemismos con expresiones como “ha muerto de una larga y penosa enfermedad”. 

2. Proteger la identidad del paciente y superviviente

Evitar la intromisión gratuita o las especulaciones innecesarias y respetar así la decisión del paciente de hacer o no pública su enfermedad. 

3. No estigmatizar al paciente y al superviviente

El aspecto físico del paciente es, en ocasiones, lo que les hace visibles ante la sociedad. Tras la recuperación, el paciente sigue siendo a los ojos de muchos, un enfermo de cáncer al que de alguna manera no facilitan volver a la vida que vivía antes de la enfermedad. 

4. Rigor científico y terminológico

Hablar del cáncer con rigor, usar de manera correcta los términos científicos sin ofrecer datos incorrectos o interpretaciones erróneas sobre un tipo de patología, tratamiento farmacológico, radioterápico, procedimiento quirúrgico, etc.

5. No crear falsas expectativas

Ofrecer datos de fuentes fidedignas y fiables para situar la enfermedad en el panorama real sin crear falsas expectativas ni alarmas innecesarias en cuanto al pronóstico.

6. No frivolizar

Evitar convertir en un espectáculo mediático el padecimiento de la enfermedad. 

7. Imagen real y humana

Debemos tener especial cuidado con las fotos e imágenes que acompañen a testimonios o noticias relacionadas con el cáncer o los afectados por esta enfermedad. 

8. Citar fuentes

Es imprescindible contrastar y citar las fuentes utilizadas con el fin de aportar la veracidad y credibilidad a lo que se va a transmitir. 

9. Recordar la existencia de la enfermedad

Mantener una agenda sobre esta enfermedad (días mundiales, actos nacionales, jornadas específicas, eventos científicos, etc.), que sirva para promover la prevención del cáncer.

10. Analizar antes de difundir

Distinguir la información de la opinión. El alcance informativo de la nueva era de la comunicación digital merece ser considerada por su dimensión. 

***

Si usted conoce de algún otro catálogo que deberíamos añadir a esta colección, por favor escríbanos a redetica@fundaciongabo.org 

 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.