Fundación Gabo
Foto: Pixabay / Creative Commons.

¿Debería reformarse la comunicación para el siglo XXI?

20 de Septiembre de 2019

Consulta enviada por: Paulette Estefania Avecillas Abad. Estudiante Universitario en Comunicación. Salinas, Ecuador

¿Cómo se debería reformar la comunicación para este siglo?

Respuesta de Gumersindo Lafuente

Es una pregunta tan general que no creo sea posible responder en este consultorio. Se me ocurren algunas palabras que pueden servir de guía: ética, rigor, responsabilidad, trabajo y humildad.

Respuesta de Álex Grijelmo

Con los mismos criterios que en el siglo anterior: veracidad, contraste, jerarquización y correcta escritura. Quizá la reforma deba consistir en un regreso a las esencias, que se van perdiendo.

También te podría intersar: ¿Qué beneficios le deja la comunicación y el periodismo a la sociedad?

¿Debe hablarse de comunicación social y periodismo por separado?

Respuesta de Javier Darío Restrepo

La comunicación en el siglo XXI se debe orientar de modo que cumpla efectivamente con la función que le señala su naturaleza: la de acercar y unir para propiciar el intercambio de bienes, de toda clase de bienes. Es de observar que mientras crece la acumulación de bienes en pocas manos, crece la incomunicación entre los humanos.

La tecnología digital ofrece todas las posibilidades para hacer una comunicación así, de modo que un uso positivo e inteligente de sus aplicaciones, puede obtener los cambios que requiere la sociedad, entre otros, el cierre de la brecha que separa a los info-ricos de los info-pobre, tarea que corresponde a los poderes públicos.

También será necesaria una revisión de los usos que se hacen, individual y socialmente, de la tecnología digital: por ejemplo, el uso de las redes sociales para el aprendizaje del diálogo democrático y del intercambio civilizado de las ideas; o para ampliar las oportunidades de conocimiento de los avances de la ciencia y de la técnica alcanzados en materia de comunicaciones y que pueden aplicarse o para el progreso o para la degradación humana. Se convierte así, en responsabilidad de los humanos, la dirección que se les dé a los progresos en tecnología.

La de la comunicación puesta al servicio de la guerra o de las ambiciones de gobernantes o políticos, puede determinar un retroceso, o puede contribuir al desarrollo integral de  la sociedad. Otra dirección es la que pueden darle a esos adelantos los empresarios y negociantes que, si convierten la comunicación en un negocio, pueden anular todas las posibilidades humanizadoras de estas tecnologías. Asumidas con una actitud de servicio, permitirán que la humanidad dé un salto hacia adelante, tan poderosa y rica en posibilidades es esta tecnología digital que llegó para dejar su marca en el siglo XXI. 

Envía aquí tus inquietudes sobre ética periodística

Respondido por: Javier Darío Restrepo, Gumersindo Lafuente, Álex Grijelmo

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.