Cinco consejos para evitar titulares que desinforman en noticias de salud 
23 de Noviembre de 2021

Cinco consejos para evitar titulares que desinforman en noticias de salud 

No caer en la tentación de inflar la noticia para hacerla ver más importante de lo que realmente es, el primer aspecto a tener en cuenta. 
Fotografía: Benett Tobias en Unsplash. Usada bajo licencia Creative Commons
Red Ética

El periodismo de salud de calidad ha cobrado más importancia que nunca a raíz de la pandemia por COVID-19 que el mundo parece ir superando poco a poco. 

Desde la Fundación Gabo han sido varias las iniciativas adelantadas para promover una mejor capacitación entre los periodistas que se dedican al periodismo de temas científicos y de salud. Entre ellas se destacan el Premio Roche de Periodismo de Salud, cuyo sitio web cuenta con abundantes recursos de utilidad; y la publicación del libro Epidemiología para periodistas, donde se recuperaron los aprendizajes extraídos de distintos talleres realizados con periodistas especializados en esta fuente. 

Ahora nos hemos encontrado con un interesante artículo publicado por Journalist’s Resource, que hace énfasis en un aspecto crucial y poco atendido en las noticias de salud: los titulares. De acuerdo a las destacadas periodistas científicas Deborah Blum, Cristine Russell y Brooke Borel, son varios los errores comunes al escribir titulares sobre la salud y la investigación médica.

“Los malos titulares en historias sobre salud e investigación médica pueden ser especialmente dañinos si se considera que muchas personas toman decisiones que afectan su salud y seguridad personal, y la salud y seguridad de sus seres queridos, basándose en las noticias que leen”, advierten las autoras.

Ellas basan sus recomendaciones principalmente en la revisión de los artículos publicados por Gary Schwitzer en su portal Health News Review, que se ha establecido como un vigilante de los más altos estándares en el periodismo de salud de habla inglesa. 

Resumimos aquí cinco consejos específicos que ofrecen para evitar terminar desinformando en los titulares al publicar noticias de salud. 

1. No utilice estas palabras y frases cuando describa los resultados de la investigación: “avance”, “revolucionario”, “que cambia vidas”, “que cambia el juego”, “hito”, “milagro”, “Santo Grial”.

Los periodistas deben tener cuidado de no exagerar la importancia o la novedad de un nuevo estudio. Los medios de comunicación abusan de estos descriptores, que rara vez se aplican a los resultados de la investigación presentados en su cobertura.

Los periodistas a veces usan estas palabras y frases para dar a entender que un nuevo medicamento u otra intervención médica mejorará drásticamente la vida de las personas, incluso cuando podrían pasar años antes de que las autoridades puedan determinar si es seguro y efectivo para el uso público.

2. Si su historia examina investigaciones realizadas en animales, asegúrese de que ni el título ni la primera oración impliquen que los hallazgos se apliquen a los humanos.

Los científicos utilizan animales en varios tipos de investigación, incluido el estudio de enfermedades humanas y el desarrollo de nuevos tratamientos médicos. Según la Asociación Nacional de Investigación Biomédica, aproximadamente el 95% de todos los animales de laboratorio son ratones . Los científicos suelen probar nuevos medicamentos en ratones o ratas, que son genéticamente, anatómica y fisiológicamente similares a los humanos, antes de probar los medicamentos más prometedores en humanos.

Sin embargo, cuando los medios de comunicación informan sobre estudios realizados en animales, a menudo no dejan claro en sus titulares que los hallazgos no necesariamente se aplican a los humanos.

3. No confunda correlación con causalidad. Incluso cuando los investigadores establecen la causalidad, recuerde que casi siempre es inexacto decir que un estudio "prueba" algo. 

Al escribir titulares sobre investigación, recuerde que cuando dos variables están correlacionadas, existe una relación o vínculo entre ellas. Por ejemplo, si la demanda nacional de rábanos aumenta al mismo tiempo que los adolescentes estadounidenses reducen su consumo de refrescos, existe una correlación entre la demanda de rábanos y el consumo de refrescos entre los jóvenes.

Nunca asuma la causalidad: que una variable hace que la otra cambie o incluso contribuya a un cambio. Sería incorrecto, en el caso anterior, decir o insinuar que los adolescentes que renuncian a los refrescos provocan un aumento en las ventas de rábano daikon.

Tenga en cuenta que los estudios de investigación a menudo examinan las correlaciones. Pero si los académicos encuentran o tienen razones para creer que una variable afecta a otra, por lo general lo afirman claramente en sus publicaciones. Busque frases como "relación causal" y "causalidad".

La Association of Health Care Journalists ofrece esta guía sobre la cobertura de estudios de investigación que muestran correlaciones:

“Los reporteros de salud experimentados evitarán la redacción en sus clientes potenciales o titulares que se lean así:

Un nuevo estudio muestra que dormir poco puede causar aumento de peso.

En cambio, apuntan a una redacción que sugiere una relación menos directa:

Un nuevo estudio muestra que las personas que no duermen al menos siete horas por noche tienen más probabilidades de aumentar de peso en comparación con las que duermen menos.

Esa es la forma más precisa de describir la comparación que se está haciendo en el estudio, pero también puede ser un poco complicada. Aquí hay otra forma que funcionaría si tiene poco espacio:

Un nuevo estudio muestra que el sueño corto está relacionado con (o vinculado o asociado con) el aumento de peso".

4. Utilice números absolutos en lugar de números relativos en los titulares (aunque es una buena idea incluir ambos en su historia).

Los periodistas eligen qué números enfatizar cuando informan sobre temas como el riesgo (las probabilidades de morir a causa de una enfermedad en particular, por ejemplo) y cuánto ha cambiado algo con el tiempo.

Los periodistas deben incluir el riesgo absoluto y el riesgo relativo o el cambio absoluto y el cambio relativo en sus historias porque ambos conjuntos de números transmiten información valiosa. Sin embargo, destacar un número relativo en un titular puede ser bastante engañoso.

Los periodistas necesitan distinguir entre riesgo absoluto y relativo para evitar asustar innecesariamente al público. En un documento publicado por el Shorenstein Center on Media, Politics and Public Policy de la Harvard Kennedy School titulado “Covering Controversial Science: Improving Reporting on Science and Public Policy”, explica cómo un enfoque en el riesgo relativo puede confundir al público.

“Las revistas médicas británicas provocaron un 'miedo a las píldoras' en Inglaterra en 1996 con evidencia preliminar de que las píldoras anticonceptivas en dosis bajas duplicaron el riesgo de coágulos de sangre”, advierte Russell. “Una carta de seguimiento a The Lancet señaló cuán pequeño era el riesgo en primer lugar: pasó de un riesgo de aproximadamente un caso por cada 10,000 usuarios a dos casos por cada 10,000 usuarios. Dejar de tomar la píldora planteaba el mayor riesgo obvio de embarazo ".

5. Cuando entregue su historia a un editor, incluya un titular sugerido. Solicite ver el título final antes de la publicación.

Los editores escriben o reescriben regularmente los titulares después de que los reporteros envían sus historias. Los reporteros pueden ayudar a prevenir errores al incluir un titular sugerido en la parte superior de sus artículos, advierte Brooke Borel, editora de artículos de Undark . También es autora de The Chicago Guide to Fact-Checking e imparte talleres de comunicación científica en la Universidad de Nueva York.

Borel recomienda que los reporteros también pidan revisar los titulares justo antes de que se publiquen.

“A veces, los editores cambiarán un título más adelante en el juego para hacerlo más impactante”, explica, y agrega que algunos de esos editores pueden no estar tan familiarizados con el tema como el editor que trabajó con el reportero en el artículo. 

Borel sugiere que los periodistas discutan el proceso para revisar los titulares con mucha anticipación y no esperen para hablar con los editores en la fecha límite. Otra recomendación: debido a que a los editores no les gusta hacer cambios de último minuto en las historias, acepte pedir un cambio en el título final solo si es inexacto o engañoso.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.