Spotify, obligada a empezar a combatir la desinformación en sus pódcasts
31 de Enero de 2022

Spotify, obligada a empezar a combatir la desinformación en sus pódcasts

La plataforma de streaming de audio está en el ojo del huracán debido a un popular pódcast que promovió afirmaciones falsas sobre las vacunas contra el COVID-19.
Fotografía: Felipe Pelaquim en Unsplash. Usada bajo licencia Creative Commons
Red Ética

Spotify, la popular compañía sueca de streaming de música y pódcasts se ha visto obligada a empezar a tomar medidas para limitar la circulación de desinformación en los contenidos que aloja, de manera similar a como ya lo hacen Facebook, Google o Twitter. 

Todo se debe al boicot que afamados artistas como Neil Young lideran pidiendo retirar su música de Spotify, a no ser que se censure a los pódcasts que hacen afirmaciones sin sustento científico en contra de las vacunas contra el COVID-19. La raíz del problema es el popular pódcast de Joe Rogan, un comediante que estima el tamaño de su audiencia en 11 millones de oyentes mensuales. A través de un video publicado en Instagram, Rogan pidió disculpas por las afirmaciones falsas sobre la vacunación que había permitido en su show. Según él, el programa se salió de sus manos, y esto le hizo ver que era necesario ser más equilibrado y precavido con los invitados a los que les abría el micrófono. 

El ejemplo de Neil Young contrasta con el de Eric Clapton, quien recientemente declaró creer que las vacunas contra el coronavirus hacen parte de una gran conspiración mundial para hipnotizar masivamente a los seres humanos. “Comencé a darme cuenta de que realmente había un memo... Es genial, ya sabes, la teoría de la formación de hipnosis masiva. Y pude verlo entonces. Una vez que comencé a buscarlo, lo vi en todas partes”, afirmó Clapton en entrevista con el canal de YouTube The Real Music Observer.

Spotify, que le dio la bienvenida a los pódcasts desde 2015 y firmó un acuerdo con Rogan para promover su programa en 2020, se ha visto en problemas desde el 31 de diciembre de 2021, cuando Rogan invitó a su programa al Dr. Robert Malone, un científico conocido por diseminar teorías conspirativas sobre las vacunas. 

Apenas dos semanas después, un grupo de 270 reconocidos médicos publicó una carta abierta dirigida a Spotify en la que le exigían a la compañía tomar medidas drásticas para frenar el avance de la desinformación en su plataforma. 

Pero no fue sino hasta que Neil Young amenazó con retirar toda su música de Spotify que la cosa comenzó a ponerse color de hormiga. “Tendrán que elegir entre Joe Rogan o Neil Young, pero no permitiré que ambos estemos en la misma plataforma”, sentenció el cantante en una carta  pública. 

Malone no es el único invitado polémico en el show de Joe Rogan. El 25 de enero de 2022 invitó a Jordan Peterson, famoso autor canadiense de libros de autoayuda y negacionista del cambio climático. "No hay algo así como el clima. El clima y todo son sinónimos. Esto es lo que me molesta sobre el debate de emergencia climática”, afirmó en la entrevista. En el pódcast Peterso también aseguró que las personas afros “no son negras si no nacieron en África”.

Hasta ahora, las medidas de Spotify se reflejan en la  promesa de añadir advertencias en los contenidos que podrían contener desinformación, de manera similar a como ya sucede con aquellas canciones que tienen lenguaje explícito en su lírica.

Lo sucedido trae de nuevo el debate sobre la responsabilidad de las plataformas respecto a los contenidos que alojan, y el poder que se les quiere conferir como reguladores del discurso  público al permitirles decidir qué contenidos son verdad y cuáles desinforman. Tal vez lo que Spotify y otras compañías dedicadas a la monetización de contenidos en internet necesitan es de periodistas, fact-checkers, que trabajen como aliados en esta era de las ‘fake-news’,, como lo sugiere nuestro libro digital de descarga gratuita ‘Periodismo ante la desinformación’

- -

¿Te gustan los pódcasts?... Suscríbete al de nuestro Consultorio Ético

©Fundación Gabo 2022 - Todos los derechos reservados.