Virales descartados (o la tarea de desbaratar virales)
27 de Octubre de 2015

Virales descartados (o la tarea de desbaratar virales)

Que los virales se hayan impuesto en las redacciones es una realidad con la que vamos a convivir buen tiempo, pero incluso con este contenido que para muchos es chatarra el rigor periodístico debe primar.
Imágenes de algunas de las historias virales más populares del año
Esther Vargas

Alguna vez le dije a mis alumnos que siguiendo la ruta de la fuente vamos a llegar a la verdad, incluso si el protagonista está en Arabia Saudita o en Corea del Norte.

Hace muy poco en la redacción de Perú21, donde hoy trabajo, mi jefe Diego Salazar, editor multiplataforma, nos mostró a todos –periodistas, lectores y competencia–cómo desmontar un viral a propósito de una nota que tenía todos los elementos para ser atractiva y reventar en clics. Se trataba de una hermosa azafata que tenía sexo con los pasajeros por lo que fue despedida. Aunque nadie conocía la cara y el cuerpo de la hermosa-sensual-sexual azafata, buena cantidad de medios del mundo entero, incluyendo la agencia EFE daban cuenta del hecho. Cada organización de noticias colocaba la foto de azafata más sensual que encontraba en Google o en cualquier parte.

“Esta es la historia de una noticia que por tener las palabras sexo, azafata y dinero en su titular llamó la atención de muchos sin ser cierta”, escribió Salazar.

En una breve y eficaz lección de periodismo, Salazar explica que la historia empezó el 30 de setiembre en la web de Daily Mail:  Azafata que fue sorprendida con un hombre en el baño de un avión ganó 650 mil libras esterlinas por tener sexo con pasajeros.

“Un par de días de después, el sábado 2 de octubre, la “noticia” llamó la atención de algunos medios en español como La Vanguardia y El Periódico, pero fue el domingo 3 que recibió su último baño de legitimidad con un cable de la agencia EFE, que en su párrafo de apertura rezaba: “Una azafata de una aerolínea de Oriente Medio cuyo nombre no ha trascendido fue despedida por practicar sexo con pasajeros por un precio de 1.500 libras (2.000 euros), según publica el tabloide británico ‘Daily Mail’”. Y ya se sabe que de EFE a casi todos los medios en habla hispana, hay un paso”.

Salazar sostiene que la noticia tiene problemas tan obvios que sería casi insultante poner a trabajar a estudiantes de periodismo de primer ciclo en este caso.

“La primera llamada de alerta es la primera línea: “Una azafata de una aerolínea de Oriente Medio cuyo nombre no ha trascendido”. Repito: una azafata X, de una aerolínea X, cuyo nombre “no ha trascendido”. Razones más que suficientes para ponerse en guardia, ¿cierto? Para buscar alguna otra fuente, ¿no?”

El Daily Mail no es solo la web noticiosa en inglés más leída del mundo, sino que es también una de las que más noticias bamba publica, y que con sus titulares impactantes bloquea a no pocos editores que se enamoran de historias que parecen tan buenas y perfectas que ya deberían aprender a dudar.  Atención, estudiantes de periodismo contratados para captar virales.

Lo que sigue es un rastreo de fuentes hasta llegar al periódico saudí árabe que se citaba como proveedor de la espectacular noticia. Al hacer clic, Salazar se topa con la web del Al Sadda, un diario que publica desde Sudán.

Las llamadas de alerta, que fueron varias, no motivaron la atención de ni los más curtidos periodistas. La búsqueda de clics rápidos lleva a publicar la primera noticia que huele a viral consumado.

El ejercicio de Salazar para Perú21 me hizo recordar una clase de 2013 a propósito de la historia de un árabe extremadamente bello que fue expulsado de su país por ser tan guapo que no podían tenerlo más en esa parte del mundo. La noticia era tan falsa que recuerdo haber sacrificado muchas vistas para contar a mis lectores la verdad. Y solo siguiendo la ruta de la fuente. “Quizás no es el hombre guapo expulsado de Arabia, pero todas se rinden a él”. Ese fue el titular que usé, y que no causó impacto en la gran audiencia que parecía interesada en creer el cuento perfecto. Así y todo, desmonté este viral, y convertí este procedimiento en una clase para mis alumnos de periodismo.

En tiempos de virales, de sobredosis de virales, lo que corresponde no es dejar de publicarlos –las webs necesitan tráfico, seamos honestos–, pero hay que hacer el trabajo básico de corroborar fuentes.

Diego Salazar me alcanzó una serie de links de virales descartados, los cuales ahora estamos conservando para tener las alertas bien encendidas.

Aquí van:

Historia de esta joven francesa que busca al padre de su hijo en Facebook es falsa

Impresionante foto de pez mutante de Fukushima que se hizo real no es real

Esto es lo que tienes que saber sobre la posibilidad de morir en una escalera eléctrica

#CharlieCharlieChallenge resultó ser campaña publicitaria para una película

–  Viral descartado: Universidad responde ante críticas sobre normas para vestir

Viral descartado: Video de cocinera ‘hot’ es una estrategia de campaña de Doritos

Lo interesante de este proceso es que la redacción, bastante joven por cierto, es cada vez más reacia a creerse lo que encuentra en la red. Y esto no significa que renunciemos a los virales. Significa que incluso con los virales podemos hacer periodismo riguroso.

======

¿Qué tan bueno es su olfato periodístico para detectar noticias falsas?… ¡Póngalo a prueba respondiendo nuestros quizes!

======

Más entradas en el blog de Esther Vargas.

======

Las opiniones expresadas en nuestra sección de blogs reflejan el punto de vista de los autores invitados, y no representan la posición de la FNPI y los patrocinadores de este proyecto respecto a los temas aquí abordados.
 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.