Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Presto mi colaboración en un medio escrito que tiene ramificaciones en la televisión y en la radio. Observo que las noticias que produce el canal de televisión tienen una versión escrita para el periódico las de la radio también alimentan el diario- Esto da lugar a frecuentes conflictos, por la poca precisión de los medios electrónicos y por su superficialidad que vuelven al medio escrito tan ligero y poco creíble como los otros. ¿Tiene algo que decir la ética en este conflicto? Los principios éticos permiten examinar este conflicto desde dos ángulos:
La necesaria independencia de los medios respeto de los intereses empresariales. La experiencia de los medios les ha demostrado que la tarea de informar no puede estar subordinada a la dinámica empresarial. Esta cumple su función cuando facilita la tarea informativa al proveerle fondos para funcionamiento, equipos y estabilidad. Abandona esa función cuando limita la acción informativa o pretende subordinarla a sus intereses.
La autonomía de cada medio, que se funda en su propio lenguaje, en las formas de presentación de las noticias, en las técnicas de narración e, incluso, un tiempo y un espacio diferentes.
Con esos elementos cada medio construye su propia identidad, responde a las expectativas de su público y establece sus formas de comunicación. El problema ético comienza cuando su poder comunicativo se altera por su pérdida de identidad, que es lo que sucede cuando el periódico se quiere parecer a la televisión por razones comerciales o la televisión pierde su carácter y fuerza comunicativa por falta de técnica.
En conclusión, cada medio por razón de su objetivo específico, comunicar eficazmente, debe mantener su identidad y optimizar su potencial comunicativo. Lo demás, las implicaciones comerciales del asunto, debe venir por añadidura.

Documentación.

La interacción entre medios es económicamente justificable así como narrativamente sugerente. Permite intervenciones comunicativas más integrales, con mayor diversidad de recursos, a la vez que genera otras posibilidades expresivas. Los grupos multimediales pueden racionalizar sus esfuerzos informativos fomentando alianzas, aumentan su capacidad de ingresar con fuerza en los mercados aprovechando sus sinergias y pueden crear nuevos productos que se aparezcan a la casa de sus usuarios como un portafolio donde se entrecruzan información con entretenimiento, interactividad y virtualidad con espectáculo.
Pero la intermedialidad también presenta riesgos. Se pueden crear formas estandarizadas de expresión, en donde incluso se aspire a un metalenguaje que sirva como un lenguaje unificador de lo que es diverso. Los ritmos diferentes, las gramáticas diversas, las temporalidades contrastantes así como pueden ser estimulantes para la creación pueden acarrear dificultades que finalmente tropiecen con algunas de las características centrales de la información. La instantaneidad de lo audiovisual y el carácter un tanto invasivo de lo televisivo pueden producir estragos en la densidad periodística o en sus posibilidades de análisis, volviendo frágil lo que debería tener su propia consistencia, veloz lo que debería regirse por una cierta lentitud y comprimido lo que podría buscar formas modernas de e
Esto sucede aun más fuertemente cuando no se logra mantener un diálogo adecuado entre intereses comerciales y autonomía informativa.

Germán Rey
En Oficio de Equilibristas. Editorial Nomos. Bogotá, 2002. Páginas 48 y 49.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.