Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Cuál debe ser la actitud del periodista cuando los medios son manejados, principalmente, por intereses económicos? Es importante recordar que, si bien, la empresa periodística que opera eficientemente, es un apoyo para el ejercicio de un periodismo libre, el criterio de empresa, en un periódico, es diferente al de cualquiera otra empresa, porque su objetivo de obtener ganancias tiene un límite: no debe interferir con la libertad para informar.
A partir de este hecho, el periodista debe saber que su lealtad para con los lectores -y el consiguiente respeto para su derecho a la información,- le impone unas actitudes determinadas por la prioridad máxima dada a esos derechos. Esto no admite discusión.
Por tanto, los aspectos gerenciales deben manejarse subordinados a los asuntos periodísticos. Invertir esta prioridad es condenar al periódico a ser un producto comercial y privarlo de su función e influencia social.
En ningún caso se puede tolerar que el derecho a informar y el derecho del público a recibir información se vean condicionados por los intereses del periódico. Para que esto se ponga en práctica no existe fórmula distinta a la decisión del propio periodista que, en cuanto mantenga y proteja una información libre, ejercerá una profesión digna. Lo otro, o sea admitir pasivamente que el periodismo se convierta en negocio y la noticia en mercancía, es quitarle dignidad a la profesión y a quienes la ejercen.

Documentación.

Otisd Chandler, presidente del comité ejecutivo de Times Mirror cree que " los periódicos de éxito no tienen que permitir que los negocios invadan la arena editorial." Ellos se pueden dar el lujo de dejar al departamento del comité editorial completamente libre para cubrir las noticias tal como las vea. Chandler recuerda que trabajó para un periódico sin solvencia financiera cuya corporación finalmente quebró. " Cada cuota publicitaria era muy importante" , dice. " De hecho tuvimos que eliminar varias noticias porque tratábamos de conseguir publicidad de las tiendas más grandes y no pretendíamos perturbar su statu quo."
Otro que cree que un periódico tiene que triunfar como negocio si quiere ofrecer un periodismo de calidad es Donald Graham, editor del Washington Post. El ve en el Post un testimonio de eso: " A comienzos de los años cincuenta el Post aspiraba a convertirse en un periódico de primera categoría, pero no teníamos dinero. Aunque el Post no tenía corresponsales extranjeros antes de 1960, hoy cuenta con oficinas alrededor del mundo" , Graham concluye que " las ganancias no son incompatibles con el buen periodismo."
Debido a que los medios de información son negocios, sufren las influencias de las mismas fuerzas que soportan todas las empresas. No hay nada intrínsecamente ilegítimo o ilegal en el hecho de que dancen al ritmo de las grandes empresas, pero el negocio de las noticias difiere de otros en un sentido muy importante. El público interpreta la libertad constitucionalmente garantizada a los medios en el sentido de que los convierte en un servicio semipúblico, siendo al mismo tiempo empresas privadas que buscan utilidades.

Eugene Goodwin
Por un Periodismo Independiente. En Tercer Mundo. Bogotá. 1994.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.