Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Existen límites para la libertad de prensa en Colombia? De los distintos informes publicados en el país sobre este tema, se pueden destacar los siguientes límites para la libertad de prensa:
La legislación. Aún mantiene su vigencia disposiciones que prohíben las entrevistas a subversivos. El propósito de la Comisión Nacional de Televisión, de renovar esa norma, provocó una reciente polémica.
En el estatuto anticorrupción se incluyó una norma que limita la libertad de información sobre casos de corrupción de funcionarios públicos.
Las amenazas: originadas en los grupos armados, en narcotraficantes, en delincuentes comunes o en personas acusadas de corrupción, las amenazas aplican una de las más drásticas formas de censura. Estas amenazas, sobre todo cuando van seguidas de asesinato, tienen un efecto multiplicador, restrictivo del ejercicio de la libre información y expresión.
El poder creciente de las agencias de publicidad que asfixian económicamente a los medios, o porque no convienen para el negocio de los anunciadores, o porque alguna razón política o ideológica aconseja quitarle el aire a un medio. Así han desaparecido periódicos (v.g. El diario El Espectador.) informativos de televisión (los noticieros de los canales públicos) o han sido vetados periodistas o publicaciones.
Directores, dueños de medios, jefes de redacción y editores que excluyen temas, notas periodísticas, nombres o instituciones, de acuerdo con sus conveniencias, antipatías, o sus convicciones políticas.Estas limitaciones para la libertad se dan en Colombia y en los otros países del mundo e imponen al periodista un ejercicio, a veces heroico, del valor ético de la independencia.

Documentación.

Aunque no existen soluciones fáciles para problemas tan complejos, ¿cuáles podrían ser, entonces, las respuestas?

Primero, respecto al asesinato de periodistas, la prensa no puede limitarse a contar los muertos. Debe, por tanto, hacerle seguimiento a las investigaciones judiciales, con el fin de que los crímenes no se queden en la impunidad. En la medida en que los periódicos y los noticieros de radio y televisión estén pidiendo resultados y recordándole a la sociedad los casos, el sistema judicial tiene que reaccionar.

Segundo, respecto a las amenas e intimidaciones contra la prensa, la mejor respuesta es la solidaridad gremial. Si hay unidad, la defensa del gremio puede ser más efectiva, tanto para pedir protección a las autoridades, como para adoptar decisiones colectivas.

Tercero, es obvio que el Estado puede y debe brindar unas garantías mínimas de seguridad a todos aquellos periodistas en riesgo.

Cuarto, la llamada sociedad civil debe reaccionar ante los asesinatos y las amenazas de periodistas, teniendo en cuenta que la libertad de prensa y expresión, son parte esencial del sistema democrático.

Quinto, respecto a las amenazas contra la independencia periodística, el mejor remedio es la transparencia de los medios, es el ejercicio constante de una severa autocrítica y es la apelación constante a los principios éticos.

Hernando Salazar Palacio
En Sobre la Libertad de Prensa y de Expresión en Colombia. Textos de Divulgación. N 17.- Defensoría del Pueblo. Bogotá.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.