Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

En la llamada guerra contra el terrorismo es evidente la falta de recursos para hacer un cubrimiento directo de los hechos: ¿no sería posible que algunos medios latinos se puedan organizar y financiar en tal forma que se pueda hacer cubrimiento directo, de acuerdo a una agenda de trabajo propia? Puesto que se trata de un servicio para la comunidad, parece lógico y conveniente que los medios unan recursos económicos, técnicos y profesionales para hacerle frente a esta amenaza. Sin embargo es menester precisar que el cubrimiento de los hechos de terrorismo es menos importante que la decisión de dar una información que no contribuya al propósito de los terroristas que es difundir el miedo entre la población.
Si las acciones terroristas se cubren adecuadamente, con una información completa, desprovista de sensacionalismo, centrada en la búsqueda de soluciones, de valores y de explicaciones para lo que está sucediendo, se debilita el objetivo principal de los terroristas y la acción destructiva se vuelve contra ellos. Para lograr esto sí vale la pena la cooperación entre los medios.

Documentación.

Propuesta para los medios.
Creación de un "pool" de reporteros para cubrir las acciones terroristas en el lugar de los incidentes o dentro de las zonas acotadas por la policía.
Limitación de entrevistas a los secuestradores o sospechosos de haber participado en los incidentes.
Dar prioridad a las informaciones procedentes del portavoz oficial en todo cuanto haga referencia a operaciones y planeas policiales.
Evitar la difusión de información táctica que pueda perjudicar las operaciones policiales.
National Advisory Committee on criminal justice and goals. Washington.D.C.
Directrices.
Informar verazmente sobre hechos terroristas, sin ningún tipo de sensacionalismo.
Dar a esta información el espacio adecuado, nunca sobredimensionado en relación con la magnitud o la gravedad del hecho.
Procurar tendencialmente reducir el espacio reservado a hechos, actividades o noticias terroristas.
No difundir ningún elemento propagandístico de la organización terrorista.
Empleo informativo del lenguaje correcto, no del lenguaje terrorista.
Mantener una clara línea editorial de condena y rechazo de las acciones terroristas.
José María Venegas
En El caso de España, en Terrorismo y Medios de comunicación Social. Ministerio del Interior, Madrid. 1984.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.