¿Cuales son las características de la prensa sensacionalista?
22 de Septiembre de 2016

¿Cuales son las características de la prensa sensacionalista?

Foto: Pixabay.com

Quisiera saber las características de la prensa sensacionalista. La lucha comercial entre dos cadenas de diarios de Estados Unidos puso en evidencia una tendencia que se registraba ya a mediados del siglo XIX. Anota Ferdinad Terrou (La Información, Oikos-Tau) que el New York Tribune apareció en 1851 en "lucha contra el sensacionalismo. Con el mismo espíritu apareció el New York Times cuya autoridad crecerá sin cesar".

La aparición del sensacionalismo, como enfermedad infantil de la prensa, obedeció, entre otros, a estos factores:A la lucha para adueñarse del mercado de lectores, con una oferta a la vez llamativa y de lectura fácil. Se trataba de ganar compradores de periódicos con el primer vistazo. Por eso los temas y su presentación debían ser de tal atractivo, que una vez vista la primera página al pasar, se impusiera la necesidad de comprar el periódico. Eran periódicos de tamaño tabloide, fáciles de llevar y de hojear, ideados para entretener el tiempo en el tranvía, en el tren, después en el metro. No importaba la densidad de su contenido, ni su exactitud, era suficiente que fueran entretenidos y de contenido excitante estaban dirigidos al sentido de la vista, o sea que estimulaban una sensación, por eso se los llamó sensacionalistas, generadores de sensaciones. No estimulaban la inteligencia, en cambio sobreestimaban los sentidos.El otro elemento que contribuyó a la difusión de la prensa sensacionalista fue la escasa o nula preparación de los periodistas. Les bastaban sus contactos con el bajo mundo, su falta de escrúpulos e inhibiciones y su gusto por los chismes e historias macabras de criminales o de escándalos. No eran periodistas cultos ni interesados en el bien de la sociedad, sino aventureros con prácticas y talante cercanos al granuja, especializados en la historia sórdida de la sociedad. Con ese material el Journal de Hearst y el World de Pulitzer alcanzaron unas envidiables cifras de circulación, que fortalecieron el interés de todos los empresarios que buscaban una fórmula fácil para vender periódicos. Hacia el año 1929 el mercado de lectores en Estados Unidos fue el objeto de la guerra de los tabloides que dejó en la historia del periodismo la huella, hasta ahora imborrable, del sensacionalismo.Es, pues, el sensacionalismo una deformación periodística que priva al lector de la verdad completa porque solo cuenta la parte de los hechos que puede ser convertida en una versión sensacional. Lo demás no cuenta porque no se trata de servir al lector con la verdad, sino de manipular los hechos a favor de un mejor negocio.

Documentación.

El periodismo amarillo influyó notablemente en la manera norteamericana de conceptuar la noticia. Los periódicos de Hearst se caracterizaron, generalmente, por el énfasis exagerado que ponían en el crímen, la lujuria y el desastre. La lucha por la supremacía en la circulación entre los periódicos ilustrados sensacionalistas de la década de 1920 que se publicaban en Nueva York los llevó a mantener análogos procedimientos en el manejo de la noticia y esta guerra de los tabloides indujo a periódicos de otras partes del país a plegarse a igual género de licencias.

¿Qué significa el término licencia, referido al periodismo? Significa entregarse a prácticas que, aun cuando sean legales y, tal vez, protegidas por la Primera Enmienda, no condicen con la responsabilidad que tiene la prensa en una sociedad libre de informar al pueblo acerca de los asuntos que le conciernen. Licencia quiere decir entregarse a prácticas informativas que ofenden la moral pública, el buen gusto y la imparcialidad de juicio. Si la nota es exacta y equilibrada, una crónica que relata un fraude, una prostitución, el uso de marihuana o un homicidio sensacional, no es hacer "periodismo amarillo". Es licencia sin embargo, redactar y presentar estas crónicas de una manera que realce los aspectos sensacionales o tuerza los sucesos, asignándoles significación indebida. Es licencia dar a los lectores falsas nociones de los valores relativos en la relación de los acontecimientos de actualidad. Es licencia, sensacionalizar la noticia con el fin de permitir al lector relamerse los labios ante la indecencia, la crueldad, el sentimiento o la debilidad humanas.

Mitchell Charnley.
Periodismo Informativo. Troquel. Buenos Aires 1971. Páginas 33 y 34.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.