Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Cada vez que en el consejo de redacción se proponen temas sociales como el de la alfabetización, o la deserción escolar, o el trabajo de los niños, la respuesta es la misma: esos temas no venden. ¿Son temas ajenos al objetivo de un periódico? ¿Un periódico se legitima cuando vende, y pierde legitimidad cuando circula poco? R.-A pesar de los reclamos de los gerentes y de los accionistas, en un periódico los ingresos económicos no son lo primero. Dicho de otra manera, un periódico es un servicio, en primer lugar, y un negocio, después. Debe ser un buen negocio para que sea un buen servicio.
Y es un servicio social, ante todo. Su naturaleza primordial es la promoción, estímulo y apoyo para el desarrollo de la sociedad; por eso los temas más importantes para un periódico son los que tienen que ver con el desarrollo de la sociedad; por eso cuando habla de economía, de política, de cultura, de religión o de deportes, es porque se trata de actividades relacionadas con el bien de toda la sociedad.
Si el tema de la noticia promueve o no las ventas del periódico, es un asunto secundario que no tiene por qué decidir su inclusión en la agenda.
Ocurre que la vida de la sociedad es la materia prima de la información periodística. Como tal, configura el servicio esencial de la empresa periodística que debe ser identificada por lectores y periodistas como una entidad de servicio a lo público. La empresa periodística pierde legitimidad cuando se le desdibuja esa característica y es vista como un negocio en el que se venden noticias impresas, televisadas o difundidas por radio. Expresaba este pensamiento Ryszard Kapuscinski cuando señalaba que la decadencia del periodismo comienza cuando la noticia se convierte en mercancía. Dentro de la misma lógica se puede asegurar que su dignidad aumenta cuando hace de la noticia, de cualquier noticia, un servicio a la sociedad.
Documentación
El rol de los medios es agregar valor a los cambios sociales, haciéndolos visibles, promoviendo perspectivas de interpretación, generando debates que permiten su observación crítica por parte de la comunidad. Pero también contribuyendo a la creación de imaginarios sobre las modificaciones que va viviendo la sociedad, y memorias que permitan la continuidad de los procesos sociales, su articulación en relatos sociales comprensibles. El mercado no parece ser suficiente para el desarrollo de la prensa independiente que pueda representar las necesidades y demandas de la sociedad. Es obvio que los medios de comunicación contemporáneos se ubican en dinámicas de mercado y que tiene procesos de comercialización exigentes y competitivos y también que los medios requieren de una sostenibilidad económica que afiance su autonomía. Pero el mercado también restringe. Lo demuestra cierta banalización de la información que se pliega a los ratings o a las estadísticas de circulación, la autocensura ante el poder de los anunciantes oficiales o privados y los rediseños dominados por la aceptación de los mercados. Si bien el mercado permite la diversificación de las propuestas, también promueve la estandarización de los productos mediáticos (ciertos géneros, por ejemplo, televisivos tienden a parecerse monótonamente)
La agenda informativa la construyen básicamente los medios, aunque cada vez más las tecnologías permiten consultar otras fuentes de información.
La negociación de los temas y las comprensiones sociales en las salas de redacción es una tarea difícil aunque no imposible. Los periodistas suelen reaccionar con escepticismo frente a las noticias que parecen tener un peso institucional o aun más, frente a las que han sido elaboradas por otras instancias diferentes a la propia de los medios. Por eso es necesario ‘desencapsular’ la información sobre lo social o huir de ´la infección de la bondad´, es decir de toda aquella información que obedeciendo a intereses legítimos, forma parte de propuestas impuestas desde fuera de la propia lógica de los medios.

Germán Rey: relatoría del seminario taller: Medios de comunicación y sociedad civil en San Carlos de Bariloche, 06, 2006.

Tipo Consulta: 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.