¿Qué peligros implica para el periodista y las personas el manejo antiético de la información?
22 de Septiembre de 2016

¿Qué peligros implica para el periodista y las personas el manejo antiético de la información?

Foto: Pixabay.com

¿Qué peligros implica para el periodista y las personas el manejo antiético de la información? Lo antiético pone en peligro la naturaleza de las personas, o de la sociedad, o del desempeño profesional. Un médico que mata, un juez injusto, un sacerdote que enseña el vicio, son casos en que se viola la naturaleza de unas profesiones hechas para defender la vida, la justicia o la virtud. Si el caso es el de un periodista, cuya razón de ser es el compromiso con la verdad, el peligro inmediato que crea su condición antiética, es que en vez de dar la seguridad de la verdad, se difunde la mentira con la dañina consecuencia de la incertidumbre generalizada y de la imposibilidad de creer en alguien.

El valor ético central del periodista es su compromiso con la verdad. Negado ese valor por una actitud de rechazo de lo ético, el periodismo pierde su razón de ser, la sociedad queda despojada de certidumbres, se impone la desconfianza y, sobre todo, queda el campo abierto para los manipuladores que entran como dueños de la verdad. Sea su verdad política, o la económica, o la del poder militar, o religioso, o gubernamental. El periodista provee a la sociedad de una defensa contra las manipulaciones, las incertidumbres y la desconfianza, con la actitud ética de su compromiso con la verdad, que en la práctica está acompañado por otros dos valores: la independencia y la responsabilidad frente a la sociedad. Es fácil concluir que si desaparecen también estos valores., el periodismo se convertiría en un peligro para la sociedad.

Documentación.

En una sociedad en la que la limitada búsqueda del interés propio material es la norma, un cambio hacia una orientación ética es más radical de lo que mucha gente cree.

[...] Un enfoque ético de la vida no nos prohíbe divertirnos, pero cambia nuestra idea de las prioridades.

[...] Si se extiende una conciencia ética elevada, la sociedad en que vivimos cambiará profundamente....es cierto, durante mucho tiempo el mundo seguirá siendo un lugar duro en el que vivir. Pero somos parte de ese mundo y existe una necesidad desesperada de hacer algo ahora sobre las condiciones en que vive y muere la gente, y evitar el desorden social y ecológico. No hay tiempo para dedicar nuestros pensamientos a un futuro lejano y utópico. Actualmente hay demasiados animales humanos y no humanos que sufren.

[...] Si el 10 por ciento de la población adoptara un enfoque ético de la vida y actuara en consecuencia, el cambio sería más significativo que cualquier cambio de gobierno. Las diferencias entre una actitud ética hacia la vida y una actitud egoísta son mucho más fundamentales que las diferencias entre derecha e izquierda en política.

Meter Singer.
ética para vivir mejor.
Ariel, Barcelona, 1996. Páginas 275, 276.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.