¿Puede un periodista, además de ejercer su cargo de director de un medio escrito, ser asesor de un representante a la Cámara?
22 de Septiembre de 2016

¿Puede un periodista, además de ejercer su cargo de director de un medio escrito, ser asesor de un representante a la Cámara?

Foto: Pixabay.com

¿Puede un periodista, además de ejercer su cargo de director de un medio escrito, ser asesor de un representante a la Cámara? El periodista debe elegir: o es periodista, y como tal se debe a toda la comunidad, o es relacionista público de alguna entidad o persona y en tal caso su trabajo es el de la defensa de los intereses de alguien en tal condición, mal puede asumir la vocería y defensa del interés público sin caer en una insoluble incompatibilidad.

Es de una dañina ambigü edad el ejercicio simultáneo de las dos actividades porque dada su incompatibilidad, en una de las dos, o en las dos, habrá engaño. Es la razón que late en el fondo de las normas que se leen en los códigos éticos y en los manuales de estilo: allí se establece que ese ejercicio contradice la esencia del trabajo periodístico.

El periodismo es actividad social, de servicio a toda la sociedad, en función de lo público, que maneja como materia prima, la información pública, radicalmente alejado de toda actividad publicitaria o de relaciones públicas, porque lo del periodista es toda la verdad, nada más que la verdad y sólo la verdad, puesto que esta es la respuesta a la necesidad básica de la sociedad que es el conocimiento de la realidad que sucede.

Este propósito difiere sustancialmente de la actividad menor del relacionista, ocupado en dar a conocer lo que interesa a una persona o entidad, que no es toda la verdad, sino la parte de la verdad que los favorece.

Hay, pues, un engaño real o potencial en quien pretende desempeñar la dos funciones, como se infiere de las normas de los códigos de ética y de los manuales de estilo.

Documentación.

Salvo para el diario, no trabajamos para nadie�
No trabajamos de manera independiente para nadie y no aceptamos compromisos de palabra sin autorización de los jefes responsables (en el periódico).
Nos abstenemos de participar activamente en cualquier causa partidaria que pudiera comprometer o diera la impresión de comprometer nuestra capacidad para informar y editar imparcialmente.
Código de Conducta de The Washington Post.

Jamás debe el periodista olvidar que está trabajando para el lector, destinatario final de la información. Ello señala la grave responsabilidad de ser depositario del derecho que tiene todo ciudadano a ser informado veraz e imparcialmente.
El periodista de El Tiempo trabaja únicamente en y para este periódico. No debe tener empleo adicional. Publicidad y Relaciones Públicas son actividades particularmente incompatibles con el ejercicio del periodismo.
Manual de Redacción de El Tiempo, Bogotá. A 1.02.06 y 1.02.20.El periodista no podrá recibir remuneración alguna de entidad pública o privada que deba frecuentar por razones informativas Es incompatible el ejercicio simultáneo del periodismo con el de relaciones públicas o asesorías de prensa.
Código de ética del periodista venezolano. A 19.

Nuestro compromiso es a no aceptar trabajo publicitario.
Carta de Trabajo y Código de ética de la prensa egipcia. A 9.

En el ejercicio de su profesión el periodista no deberá hacer jamás y de ninguna forma publicidad o propaganda ni nada que se refiera a intereses comerciales o personales.
Código de ética profesional del periodista español. A 11.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.