¿Cuáles son las características y diferencias ente amarillismo y sensacionalismo?
22 de Septiembre de 2016

¿Cuáles son las características y diferencias ente amarillismo y sensacionalismo?

janng850 / Pixabay.com

¿Cuáles son las características y diferencias ente amarillismo y sensacionalismo? Le sugiero utilizar las consultas 741 y 743 que tratan este tema. Encontrará al pie de esta página, la posibilidad de abrirlas bajo esos números. Habría que agregar o reiterar lo siguiente:

Si nos atenemos al origen histórico de la palabra, amarillismo se refiere a las técnicas para llamar la atención de los lectores: tamaño de letra, colores, edición de fotografías, diseño, lenguaje. Fue la aparición de un dibujo de un peluquero chino, o de alguien con camisa amarilla, lo que atrajo la atención de los lectores de vespertinos en Nueva York. Desde entonces se siguieron llamando amarillos los periódicos llamativos y espectaculares.

El amarillismo puede ser, por tanto, el aspecto formal del sensacionalismo éste, más que una presentación espectacular, es un criterio, impuesto por el ánimo de llamar la atención y de aprovecharse de la noticia. El sensacionalista ve en la noticia lo que causa sensación, es decir, lo que excita los sentidos, y eso es lo que destaca. Los demás elementos de la noticia, que son generalmente los esenciales, no tienen importancia para él porque exigen demasiado al lector. El ideal del sensacionalista es que la presentación de la noticia excite el interés del lector a través de la vista, o del oído y la vista si se trata de radio o de televisión.Desde el punto de vista ético este criterio contradice el compromiso con la verdad, que supone decir sólo la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Además, y es quizás la más grave falla ética del sensacionalista, se manipula y subvalora al lector puesto que se le niegan las partes de la verdad que estimulan su pensamiento y se le entregan solamente las partes sórdidas o triviales de la realidad.

Documentación.

El sensacionalista busca despertar el interés del público, no con informaciones importantes, sino con noticias que por su material o su presentación, sólo sirven para satisfacer la curiosidad.

Para ello entra en detalles y circunstancias que despiertan o estimulan los sentimientos morbosos y no vacila en acudir a la presentación escándalos a de los hechos, gráficas atrevidas, títulos hinchados y la abusiva divulgación de aspectos íntimos de la conducta humana. No busca el interés del público sino el propio interés personal de ganancia.

Hacia 1835 los periódicos seguían el molde tradicional del periodismo político de la época: ser más de opinión que de información.

Hombres como William Randolph Hearst introdujeron el sensacionalismo con recursos como el nuevo género de las historietas cómicas y los folletines ilustrados. Precisamente la denominación de amarillismo que se da a la prensa sensacionalista, surgió del color amarillo del protagonista de una de sus tiras cómicas, Yellow kid. Apareció en The Journal en 1896. Su autor fue el dibujante Richard Felton Outcault, contratado por Hearst.

Hearst tuvo peno éxito en su empeño y se le consideraba como uno de los innovadores del periodismo, además de ser el verdadero padre del sensacionalismo y de la prensa amarilla.

Alfonso Lopera.
ética del Periodismo. Editorial de la Universidad de Antioquia. Medellín 1990. P.p. 108 -110.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.