¿Que limitaciones tiene la independencia de un periodista?
22 de Septiembre de 2016

¿Que limitaciones tiene la independencia de un periodista?

Foto: Pixabay.com

La noticia que la reportera debía cubrir para un canal local de televisión tenía que ver con el accidente de una camioneta nueva de una dependencia del gobierno departamental. Según testigos, la conducía el titular de esa dependencia en estado de embriaguez. Según declaró después, él no había manejado la camioneta. Este alto funcionario, por otra parte, es el jefe del esposo de la periodista y padrino de la hija de ambos. ¿Qué hacer?
Está puesta a prueba la independencia de la periodista y, junto con ella, su compromiso con la verdad. Son dos valores que están relacionados: se defiende la independencia porque ella permite llegar a la verdad y difundirla.

El conflicto ético en este caso comienza con las limitaciones para la independencia de la periodista, quien por sus vinculaciones con el funcionario teme informar la verdad en previsión de represalias y por un sentido de lealtad para con el amigo y benefactor.

Si la periodista le da prioridad a su interés, producirá una información incompleta o contraria a la realidad y estaría en contradicción con lo que su oficio le demanda.

Si a pesar de todo dice la verdad de lo sucedido, apoyada en una documentación sólida: pruebas recogidas por las autoridades, versiones de los testigos y del propio funcionario, correrá el riesgo de una reacción del acusado, pero ganará en credibilidad y en autoestima profesional.

Hay una tercera posibilidad: en vista de su problema personal, la periodista puede pedir que la nota se le encomiende a otro periodista que pueda informar sin la interferencia de sentimientos e intereses personales.

Como se ve, el interés personal de la periodista, el interés del funcionario involucrado en el caso son elementos que se subordinan al interés de máxima prioridad: el del receptor de la información, el televidente, cuyo derecho a ser informado es lo primero para el periodista y para el medio de comunicación. Lo demás es lo de menos.

Documentación.

El periodismo es una profesión que no admite influencia por amistades y no teme enemigo alguno, que no busca favores, ni acepta gratificaciones es una profesión en que la pasión, los prejuicios y el fanatismo son fatales para sus más altas aspiraciones una profesión que está consagrada al bien público y a poner al descubierto el fraude, las fechorías o la incompetencia en la conducción de los asuntos públicos una profesión cuya práctica no puede estar influida por un espíritu estrecho y partidista, sino que debe ser justa y equitativa frente a quienes sostienen opiniones contrarias, una profesión cuyo lema es: "hágase la luz".

¿Qué ingredientes son esenciales en la formación de un periodista? En primer lugar, amor a la tarea, laboriosidad, aplicación y, sobre todo, conciencia. En la redacción de un diario no hay elogio mayor de un hombre que decir que es un trabajador consciente. En cambio merece censura quien no se toma la molestia de confirmar los hechos, quien permite que sus propias opiniones e intereses se confundan con las declaraciones de la persona que entrevista, quien no confiere a la persona afectada por su crónica el privilegio de la duda y quien sin necesidad alguna, lastima o desconsidera o acaso subestima la sensibilidad de las personas, o el que para aparecer brillante e ingenioso, tergiversa o exagera, el que es indiferente a la responsabilidad del diario y descuida su reputación de veracidad y exactitud.

Adolph S. Ochs.
Arte y Sentido del Periodismo. Troquel. Buenos Aires, 1966. Páginas 30 y 31.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.