¿Es el periodismo de denuncia una forma objetiva de informar?
22 de Septiembre de 2016

¿Es el periodismo de denuncia una forma objetiva de informar?

Foto: Pixabay.com

¿Es el periodismo de denuncia una forma objetiva de informar? Como todas las formas de periodismo, el de denuncia puede servir para informar objetiva o subjetivamente. Y como sucede todas las veces, la información sujetiva marca al trabajo periodístico con el sello de lo ineficaz y poco creíble.

El periodismo de denuncia es particularmente exigente porque aunque demanda unas condiciones subjetivas del periodista, es intransigente en cuanto a rigor y objetividad.

En efecto, entre las virtudes del periodista investigador se suele mencionar su capacidad de indignación, condición tan subjetiva como su valentía y su persistencia, que deben equilibrarse con el talante científico de rigor al investigar, y de frialdad al examinar hechos, personas y datos.

El olvido o menosprecio de estas cualidades ha dado lugar al fenómeno de la "denuncitis" expresión que señala la multiplicación de denuncias inspiradas en el propósito de generar sintonía o circulación con informaciones de impacto, o de combatir enemigos políticos con denuncias hechas a la ligera y sin sustento, o de generar crédito entre editores o directores que reclaman materiales de escándalo para abrir sus programas o para las tapas de sus publicaciones.

Esta clase de denuncia genera lectores o sinfonía por unos días, pero labran un descrédito permanente y se vuelven argumentos a favor de los corruptos cuando estos aparecen como víctimas de una prensa no profesional.

Una denuncia sin rigor investigativo, o teñida de subjetividad trae consigo males para el periodista y el medio que, incapaces de sustentar sus afirmaciones de escándalo, pierden credibilidad, y dinero cuando los denunciados se vuelven denunciantes e interponen pleitos millonarios.

Pero el mal mayor lo recibe la sociedad, cuyo derecho a conocer la verdad de los asuntos públicos, resulta burlado por la ligereza o la incapacidad profesional del periodista y del medio.

Documentación

Más allá de los conocimientos científicos o técnicos, el periodista debe tener una firme convicción de lo que es justo y honesto. Tan firme como su capacidad de indignarse por las cosas que no funcionan y que el resto de la gente acepta con resignación como parte de su vida. Debe ser un profesional independiente de sus fuentes y de las personas que investiga y no puede dejarse influir en su trabajo por el disgusto que producen personas que le mienten o tratan de ocultar la información que los compromete.

Por último una consideración sobre el trabajo en equipo y el trabajo individual. Creo que ambas tienen ventajas. Prefiero trabajar en equipo por una cuestión de control de calidad, especialmente cuando el equipo está bajo la dirección de un editor especializado en investigaciones. La constante discusión con los compañeros de los trabajos en marcha, ayuda a corregir el rumbo de los mismos y permite al reportero foguear sus resultados. En los grupos se genera una dinámica en la que los compañeros y el editor asumen la defensa de los posibles implicados con las denuncias, y al mismo tiempo simulan la ignorancia del lector común y corriente sobre el tema. Todo para evitar los fatídicos síndromes de la presunción (supongo que el lector lo sabe) o del ensañamiento (cuando la persona investigada se mira como enemigo) que con frecuencia atacan al periodista que investiga.

Gerardo Reyes.
Técnicas de Investigación, de Daniel Santoro. Fondo de Cultura Económica y FNPI, México, 2004. pp 194 y 196.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.