¿Es ético utilizar titulares que llevan implícita una opinión?
22 de Septiembre de 2016

¿Es ético utilizar titulares que llevan implícita una opinión?

Foto: Pixabay.com

Un titular de primera decía, "Bien, mi Rey," para anunciar la nota sobre el incidente entre el Rey de España y el presidente Hugo Chávez. ¿Qué tan ético es utilizar esa clase de titulares o los que llevan implícita una opinión? El valor ético que se activa al titular es el del compromiso con la verdad.
En el caso del titular que se sale de lo convencional y apela al ingenio para producir frases humorísticas, o brillantes y llamativas, pero que no altera la verdad de los hechos, hay dudas posibles. Ellas tienen que ver más con la estética y el buen gusto que con la ética.

En cuanto al titular cargado de opinión, puede tener alguno de estos problemas é"ticos:1. Que no corresponda a los hechos y, por tanto, dificulte la percepció" n y comprensión de la noticia. El lector estará ante un híbrido de noticia y columna de opinió"n.
2. Que no corresponda a la expectativa legí" tima del lector que acude al periódico para encontrar una información confiable, que es la que se inicia en el titular y se continú"a, coherente, en el texto de la noticia.
3. Que en vez de informació" n, el lector se tope con una pieza propagandística en el titular.

La opinión, en efecto, no es la verdad del hecho. La información, en cambio, sí debe serlo dentro de las limitaciones propias de la condición humana del redactor.En las columnas de opinión el lector sabe que encontrará una tentativa para llegar a la verdad de las cosas, pero será solo eso: una tentativa dentro de una situación intermedia entre la certeza y la duda. Con la información, por el contrario, prevalece la persuasión de que "esto es lo que sucedió", que implica la certeza de quien estuvo allí o de quien avala testimonios fiables y confirmados.

Documentación.

Los titulares responden fielmente a la información. En los casos de noticias se desprenden fielmente de la entrada y jamás establecen conclusiones que no figuren en el texto. Los titulares y la entrada deben satisfacer la curiosidad primera del lector, que ha de quedar enterado de lo que ocurre sin necesidad de acudir al resto de la información.
Manual de Estilo de El País ( Madrid) a.3.4

Los titulares son el principal elemento de una información. Sirven, entre otras cosas, para llamar la atención del lector e indicarle de qué se trata lo que va a leer. Es absolutamente necesario.
Los titulares deben ser concretos, inequívocos y sin sensacionalismo. Deben corresponder fielmente al texto de la información y no deben establecer conclusiones que no aparezcan en éste. A su vez, deben ser creíbles, atractivos muy informativos y di es del caso, imaginativos.
Manual de Estilo de El Colombiano (Medellín) a 811 y 812.

Para titular correctamente conviene recordar cuál es el fin de ese elemento tipográfico. Un buen titular debe expresar el contenido del texto a que corresponde y atraer la atención del lector hacia el tema informando sintéticamente sobre el material que encabeza, sin exagerar el énfasis con que la parte noticiosa está concebida. Es preferible que los titulares lleven verbo y que estos estén en tiempo presente y en forma afirmativa.
Manual de Estilo de La Nación ( Buenos Aires) p. 25

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.