¿Cómo actuar cuando los funcionarios utilizan palabras altisonantes en las entrevistas?
22 de Septiembre de 2016

¿Cómo actuar cuando los funcionarios utilizan palabras altisonantes en las entrevistas?

¿Qué trato debemos dar a las palabras altisonantes de los funcionarios en las entrevistas?

Respuesta: La técnica y la ética del oficio coinciden al indicar que todo el material informativo que allega el periodista debe ser sometido a crítica y a la correspondiente edición, sea para aclarar lo confuso, corregir lo inexacto o rectificar o suprimir lo dañino o calumnioso. La información que no recibe ese tratamiento se ha comparado con la carne cruda que, salvo excepciones, no se debe servir a la mesa sin su necesario procesamiento. La información debe convertirse en conocimiento en un proceso similar, antes de entregarse al público. Las palabras altisonantes innecesarias, las acusaciones sin prueba, las ofensas verbales, las afirmaciones contradictorias, las incoherencias y falsedades puede y deben ser materia de edición o de observación crítica del periodista, en cumplimiento de la tarea profesional de proteger a los receptores (lectores, oyentes o televidentes) de las formas de engaño o de inducción al error, que pueden intentar sus fuentes. El periodista, en efecto, no es un simple intermediario que entrega mecánicamente unos mensajes es un mediador inteligente y crítico que tiene la responsabilidad de proteger contra el engaño y el error en la medida de sus posibilidades. El suyo es un trabajo de depuración de la información mediante la detección de los elementos que la contaminan y el aporte de información comprobada y segura.

Documentación

En los periódicos de hoy necesitamos escritores que puedan pensar hasta llegar al abordaje correcto de cada historia en vez de simplemente ajustar las notas a la categoría de periodismo que más se aproxime, noticias duras, artículo especial o interés humano. Y necesitamos directores que estén dispuestos a publicar los resultados. En este exigente arte, no basta una vida para aprender todo lo que necesita saber un escritor. Y a medida que el mensaje se hace más complicado, crece el reto. Necesitamos periodistas que puedan contar una historia como el descubrimiento del SIDA de una manera que llegue y persuada a los científicos y al público general. Las facultades han abandonado la tarea de enseñar este tipo de escritura.. A los periodistas jóvenes les será difícil aprender en el trabajo el tipo de escritura cuya necesidad los periódicos apenas están descubriendo. De manera que el trabajo intenso de las facultades universitarias o de postgrado sobre los elementos clásicos de la buena redacción, debe ser el centro de los pénsumes de periodismo. Jack Fuller. Valores Periodísticos, Sociedad Interamericana de Prensa, Florida 1996. Página 155.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.