¿Como manejar las fuentes anónimas en una investigación?
22 de Septiembre de 2016

¿Como manejar las fuentes anónimas en una investigación?

Foto: Pixabay.com

Estoy investigando sobre la divulgación de videos sobre corrupción: ¿va contra la ética la utilización de estos medios? Frente a documentos anónimos es una necesaria práctica utilizarlos solo cuando su contenido ha sido confirmado por otras fuentes conocidas.

Es el caso de los videos que documentan actos de corrupción de funcionarios. La intencionalidad de quien envía anónimamente esos videos, suele ser la de atacar contendores políticos sin dar la cara y oculto tras el nombre y credibilidad del medio de comunicación. En ese caso, quien publica este material sin confirmarlo, le hace el juego a un anónimo remitente y se expone a ser manipulado.

Entre las fuentes alternas que deben ser consultadas, los códigos éticos señalan, en primer lugar, a la persona acusada en el documento escrito o visual. Ella tiene el derecho de dar su versión antes de cualquiera publicación de la acusación, y es deber de justicia ofrecerle esa posibilidad.

Agregan los códigos que en estos casos el papel del periodista no es el de un juez, ni el de investigador judicial, y por tanto debe abstenerse de emitir juicio alguno, ya que ésta es tarea que corresponde a los jueces, una vez cumplido todo el proceso judicial.

El periodista cumple el papel de ciudadano informado que comparte con los demás ciudadanos, los datos que justifican su presión para que se haga justicia.

Documentación.

El mal periodismo de denuncia no sólo se gesta en las redacciones de los medios informativos. Se da también en la vida política o judicial. Se da todas las veces que el mundo político o judicial filtra informaciones interesadas sobre corrupciones y escándalos.

O cuando el poder judicial cede ante el discurso o la ideología policial y se resigna únicamente a cumplir un papel secundario o supletorio en a comunicación de los asuntos criminales.

A la hora de fortalecer éticamente el periodismo de denuncia, es necesario fijar algunas reglas que son, a mi juicio, las siguientes:El periodismo de denuncia sólo tiene sentido si se refiere a la vida pública.El periodismo de denuncia ha de partir de la base de que las responsabilidades por la actuación pública no se agotan en las responsabilidades penales o administrativas eventualmente probadas.La verdad de los hechos difundidos al ejercitar el periodismo de denuncia es la clave de su real eticidad, de su concreta legitimidad.El periodismo de denuncia exige que las pruebas de los hechos denunciados estén en poder del medio en el momento en que se publiquen las denuncias.Carlos Soria.
La ética de las palabras modestas. Universidad Pontificia Bolivariana. Medellín 1997. pp 118, 119, 120.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.