¿Qué tratamiento periodístico debería tener la violación del código de ética de la función pública por parte de un funcionario?
22 de Septiembre de 2016

¿Qué tratamiento periodístico debería tener la violación del código de ética de la función pública por parte de un funcionario?

¿Qué tratamiento periodístico debería tener la violación del código de ética de la función pública por parte de un funcionario? Con pruebas, el periodista dice que sí hubo violación el funcionario y las autoridades lo niegan.

Respuesta: La denuncia debe entenderse como un servicio que el periodista le debe a la sociedad y al propio gobierno, porque se trata de poner en evidencia debilidades y errores que, corregidos, castigados o rectificados, garantizan un buen gobierno. Es un objetivo en el que deben coincidir ciudadanos y gobernantes. El ciudadano, apoyado por la prensa, ejerce el deber político de la fiscalización sobre los funcionarios, como parte del mecanismo democrático, que estimula la participación de todos para que la vida del país transcurra con presencia y actividad de la totalidad de la ciudadanía. Además, es necesario recordar que los funcionarios �desde el presidente de la República, hasta el más modesto trabajador oficial- de modo directo o indirecto deben su cargo a una decisión de los electores que, en consecuencia, tienen el derecho y el deber de vigilar la gestión pública. El periodista proporciona al ciudadano instrumentos para que cumpla eficazmente su tarea, cada vez que informa sobre la actividad oficial. Son herramienta que resultan válidas y eficaces si son creíbles y sólidas. La información pública, por tanto, debe ser comprobada y sustentada con pruebas de su veracidad. Cuando esto sucede, ningún funcionario responsable de alguna violación puede pretender que basta una simple negativa a las acusaciones de la prensa. Así como tampoco es suficiente para el ciudadano que el periodista acuse sin demostrar y sustentar sus afirmaciones. Una acusación sin pruebas expone al periodista a demandas por calumnia pero, más grave aún, deja a la ciudadanía expuesta a la impunidad de los funcionarios violadores de la ley.

Documentación

El periodismo de denuncia tiene unas características delimitadoras y unas reglas de configuran que lo constituyen en un periodismo especialmente riguroso y técnicamente preciso:El periodismo de denuncia es la compilación y difusión pública de hechos bien documentados, referidos a la vida pública, que conducen a la denuncia informativa de personas e instituciones.El periodismo de denuncia versa sobre los hechos ilegales o las actuaciones no éticas producidas en el ámbito público por el poder político, el poder económico y los poderes sociales. Estos poderes, desde luego, no tienen interés alguno en que sean públicamente conocidos. Leonard Sellers dirá sintéticamente que es "el periodismo que va tras una información deliberadamente escondida porque en ella hay algo de ilegal o no ético."El periodismo de denuncia requiere una especialización profesional y una dedicación intensísima. Como ha señalado Giner, tiene como condición "liberar al redactor de las rutinas diarias y darle tiempo suficiente para trabajar a fondo sobre un tema o personaje."Estas características del periodismo de denuncia, marginan del concepto a todos aquellos fenómenos periodísticos hilvanados con calumnias, injurias, acusaciones sin pruebas, o una retórica agresiva que no se fundamenta en hechos verdaderos."Carlos Soria. La ética de las palabras modestas. Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín, 1997. p.106 y 107.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.