¿Cómo es visto desde la ética el uso de fuentes no identificadas?
22 de Septiembre de 2016

¿Cómo es visto desde la ética el uso de fuentes no identificadas?

¿Qué sobre el uso de fuentes no identificadas? ¿Sobre fuentes a las que se les paga para que den información?

Respuesta: Son principios ampliamente conocidos sobre el manejo de las fuentes:Que deben ser independientes de todo interés personal, institucional, partidista. Para garantizar esa independencia el periodista acuda a fuentes plurales y diversas. En el manejo de las fuentes concurren, coincidiendo, normas técnicas y éticas. Si aquellas afinan los instrumentos para encontrar la verdad, éstas urgen el compromiso que tiene el periodista de suministrar a los receptores una información verdadera, hasta donde ello es posible.Este compromiso obliga al periodista a seleccionar fuentes idóneas, o sea con conocimientos sobre las materias de la información.Las dos condiciones anteriores � la confiabilidad de la fuente y su idoneidad- imponen una tercera: las fuentes deben tener un rostro. Es de elemental técnica y buen quehacer periodístico, identificar las fuentes ante el lector. Se las encubre solamente cuando se establece con ellas un pacto de confidencialidad para proteger su vida o su trabajo pero en este caso el periodista sí debe saber de quién se trata. Sería irresponsable y poco profesional aceptar y difundir informaciones anónimas, de origen, nombre o rostro desconocidos.Es práctica del periodismo más respetable, que la información ni se compra ni se vende. Este principio deriva del deber de obtener una información confiable y libre. La información vendida o comprada mal puede ser confiable. Cuando hay dinero de por medio, un interés que pueda influir en su recorte, falseamiento o sesgo, la confianza desaparece absorbida por el cálculo. Es obvio que bajo la presión del dinero, la información no puede ser libre y que estará expuesta a las múltiples presiones que se originan en el dinero.Si el periodista recurre a una fuente porque ella le proporciona elementos para encontrar la verdad, esa fuente no puede ser única ni estar condicionada. Es la razón de fondo para que toda fuente oral deba ser confirmada, ampliada o perfeccionada por fuentes documentales de otra naturaleza: estudios, informes, cartas, textos legales, fotografías, videos, etc y que así como en estas se verifican la autenticidad y la autoridad intrínseca, en la fuente oral han de ser claras la independencia y la ausencia de presiones, tanto como su autenticidad y solvencia.Nota: Sucede con frecuencia que quienes consultan quieren obtener una calificación ética para casos concretos. Esa calificación no se debe esperar de este Consultorio por estas razones:En ética nadie es juez de nadie, salvo de sí mismo.Este tajante principio cobra relevancia cuando las acusaciones no tienen fundamento conocido.Las decisiones éticas son el resultado del ejercicio personal de la libertad y corresponden a circunstancias y condiciones que solo conoce cada persona.El Consultorio recuerda normas, principios, doctrinas, testimonios que permitan hacerse una idea del comportamiento que debe ser en cada caso, como parte de un proceso de formación de la sensibilidad ética de los usuarios de este servicio.

Documentación

¿Cuál es el pacto que establece el periodista con su audiencia? El principal es hacer todo lo que está a su alcance para descubrir la verdad. Y que lo publicado responde solo a eso y no a otra agenda. Este pacto incluye:Revelarle al lector las fuentes y los métodos empleados para conseguir la información.. Hay que explicarle al televidente o al lector cómo descubrió el periodista esos datos y en qué se basa para creer que son ciertos, Si una pieza clave de información proviene de una fuente interesada es bueno hacérselo saber al lector para que sepa que se encuentra ante una información potencialmente sesgada.El periodista debe ser humilde y reconocer qué sabe a ciencia cierta y qué es especulación. En este caso es bueno decir: esto es lo que dice fulano, pero no tuvimos forma de constatarlo.El periodista no debe apelar a la fórmula de "según fuentes expertas," cuando en realidad la información la aportó una sola persona.En caso de duda abstenerse, si no está seguro de si un dato es cierto, es mejor no publicarlo hasta verificarlo.Someter a cada fuente a un test de veracidad. Kovach y Rosenstiel hablan de la importancia de una edición escéptica. Su propuesta consiste en valorar una noticia frase a frase, declaración por declaración, preguntándose: ¿cómo hemos sabido esto? ¿Por qué debería el lector creer esto otro? ¿Qué suposiciones oculta esa frase? La fuente que mienta debe ser tratada con más cautela la próxima vez. Algunos periodistas revelan la fuente cuando esta mintió, pues el pacto de confidencialidad supone la veracidad de la información.Juanita León G. La relación entre periodistas y sus fuentes. Proyecto Antonio Nariño. Bogotá, 2005. P. 20

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.