¿Es ético que ex funcionarios de Gobierno sean contratados en medios?
22 de Septiembre de 2016

¿Es ético que ex funcionarios de Gobierno sean contratados en medios?

¿Es ético que ex funcionarios de Gobierno sean contratados para puestos importantes dentro de la redacción de un medio escrito y que decidan la línea de trabajo de los reporteros?

Respuesta: Para el ejercicio del periodismo, en cualquier cargo, -reportero, editor, jefe de redacción, director- son indispensables la formación profesional, la independencia y el sentido de servicio público. Son calidades que pueden darse en un antiguo servidor público que antes ejerció el periodismo. Solo que el paso por los cargos de gobierno deja actitudes propias del funcionario, como la lealtad a personajes o partidos políticos, que hacen imposible el ejercicio de un periodismo independiente. Pero esta es solo una hipótesis que tendría que ser comprobada en la práctica. Mientras esta no demuestre la permanencia de esas lealtades, el ex -funcionario tiene el derecho a la presunción de idoneidad para el desempeño de su cargo. Por otra parte los directivos de una redacción tienen la responsabilidad sobre la linea de trabajo seguida por sus reporteros. Es parte de sus funciones. Lo ideal sería, sin embargo que esa línea no fuera impuesta de modo autoritario, sino adoptada después de intercambios de opiniones y como decisión de consenso. Es lo propio de un trabajo intelectual como es el del periodista, en el que los talentos de todos se ponen al servicio del lector. Esta posibilidad desaparece cuando es uno solo el que toma las decisiones y las impone por la vía de la autoridad.

Referencia Bibliográfica

La libre discusión para establecer la verdad es la savia vital de la democracia. Cuando se prohíbe la libre discusión se cae en un endurecimiento de las arterias de la democracia. Las instituciones libres no son más que un cuerpo sin vida y la muerte de la república es inminente. La prensa tiene una función vital que desempeñar en el mantenimiento vigoroso de la democracia y en la continuidad de la existencia de una república. Debe publicar la verdad íntegra y sin temor. No debe publicar propaganda tendenciosa como noticia. Debe dar al público información exacta. Debe abrir sus columnas a la discusión libre y esclarecedora. Debe cumplir su tarea cabal e imparcial de hacer que la ciudadanía esté en condiciones de mantener sensata y satisfactoriamente su gobierno democrático. Sólo así podrá merecer los espléndidos honores y privilegios que le legaron los precursores de nuestra nación. Sólo así podrá cumplir cabal y patrióticamente las obligaciones que esa fe y confianza implican y le exigen. Me gustaría ver a cada uno de los diarios identificados en forma tan completa, tan útil y tan coincidente con la comunidad, que los ciudadanos recurrieran a nuestros diarios con preferencia a todos los demás, en busca de las mejores noticias sobre las cuestiones locales y de la mejor expresión de los objetivos y los ideales locales. William Randolph Hearst. Arte y Sentido del periodismo. Troquel. Buenos Aires, 1966. p.p. 53 y 54.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.