¿Qué es la voz oficial?
22 de Septiembre de 2016

¿Qué es la voz oficial?

¿Qué es la voz oficial?

Respuesta: Se entiende como voz oficial la del funcionario que habla en nombre del gobierno, de alguna de sus agencias o de alguna institución o persona. También se recibe como voz oficial el documento que suscribe alguien autorizado para comunicar una decisión, o un proyecto. En el caso de documentos, es necesario comprobar su autenticidad, ya que puede haber alguien interesado en suplantar la fuente oficial. Y cuando se trata de declaraciones de funcionarios, debe comprobarse que hablan en nombre del gobierno o institución que dice representar, o si lo hacen a título persona. Todas estas precauciones responden al deber ético de ofrecer como material informativo, solo aquel que pueda ser creído y aceptado por los receptores como expresión de quien actúa como fuente. El deber del periodista, sin embargo, no termina ahí. Una vez comprobada la autenticidad del documento o expresiones de la voz oficial, el servicio al lector se extiende a la comprobación sobre la verdad de lo dicho por la voz oficial. El periodista no es un simple intermediario que entrega a unos los mensajes que otro ha emitido. Cada uno de esos textos, hablados o escritos, de entrevistas, ruedas de prensa o documentos, debe ser comprobado, de modo que al lado de la voz oficial se puedan encontrar otras voces que confirman, niegan, corrigen o complementan la voz oficial. Pero esto no es todo. El periodista cumple su tarea a medias si entrega la voz oficial y las otras voces y se hace a un lado a la espera de que el lector decida. Es su deber comunicar al lector el resultado de su propio trabajo de investigación tras el estudio de las distintas versiones, del contexto, antecedentes y consecuencias de lo dicho por la voz oficial. El poder también engaña y el periodista es quien debe asumir el cuidado de la población y su defensa frente a las tentativas de engaño que proceden del poder que se comunica en la voz oficial.

Documentación

Considerar a la fuente como un eventual enemigo al que hay que extraer información a cualquier costo, es actitud común entre reporteros “pero al tratar a todas las fuentes como adversarios puede resultar tan injusto para ellas y para el público, como el tratarlas como íntimas.” (E. Goodwin) Otra de las desviaciones posibles en la relación descrita es la que Juan Luís Giner denuncia como “ese periodismo rutinario que se abastece de comunicados de prensa y filtraciones interesadas. El periodista se convierte así en un profesional controlado a distancia por las fuentes. Cuanto menor es la iniciativa de las redacciones, mayor peso gravitatorio tienen las ruedas de prensa y más eficaz es la acción de los agentes de relaciones públicas.” Un aporte interesante con respecto a los roles que juegan fuentes y periodistas es mencionado en una investigación de Gieber y Johnson. “En ella se estudian los papeles del informador y de sus fuentes. La investigación empírica se basa en el modo en que el reportero realiza esa función al cubrir la información política local. Se descubren tres tipos de relaciones: Puede darse una total independencia entre la fuente y el periodista. Es decir, hay un distanciamiento entre el que produce la noticia y el que informa sobre ella.La fuente y el periodista cooperan. Fuente y periodista tienen algunos objetivos comunes: uno necesita que una determinada información se publique y el otro necesita obtener noticias .La fuente es la que prácticamente hace la noticia. Sería el caso de los comunicados oficiales. Mario Urzúa Aracena. Periodismo y ética, temas actuales. Centro de estudios bicentenario. Santiago 2005, pp 94, 95.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.