¿Es ético publicar una crónica y describir los personajes políticos después de unas elecciones en que el cronista había sido contratado por uno de los partidos?
22 de Septiembre de 2016

¿Es ético publicar una crónica y describir los personajes políticos después de unas elecciones en que el cronista había sido contratado por uno de los partidos?

¿Es ético publicar una crónica y describir los personajes políticos después de unas elecciones en que el cronista había sido contratado por uno de los partidos?

Respuesta: El trabajo del periodista contratado por una campaña política, o por un gobierno, o por una industria o empresa comercial, es más difícil que el que se da en los medios independientes, porque debe actuar en medio de las presiones de los interesados en manipular su información. Además sus lectores u oyentes tienen argumentos sólidos para dudar de su independencia. Al periodista en esas circunstancias le corresponde el deber de comenzar a construir su credibilidad casi desde cero, con trabajos periodísticos hechos con tal independencia que no dejen duda alguna entre sus lectores u oyentes. Hay que repetir aquí que la independencia no solo se proclama, además debe mostrarse. Otro aspecto es el que se refiere al uso de materiales a los que el periodista tuvo acceso por su condición de contratista: debe atenerse a las reglas establecidas en el contrato con los responsables de la campaña, que suelen proteger legalmente la confidencialidad y sus derechos sobre esas informaciones. En síntesis: el trabajo de un periodista en empresas o compañías particulares y en campañas políticas, le genera dificultades que debe tener en cuenta antes de aceptar. El periodista, por definición, es un profesional al servicio de lo público, y así lo ven cuantos acceden a su información. Cuando da el salto desde lo público hacia los intereses privados, pone en peligro su identidad profesional y su credibilidad.

Documentación

 ¿Es ético ese cruce de línea imaginaria de periodista a político? Es un debate apenas abierto en la historia reciente en el país. Muy pocos se atreven a llamarlo falta de ética, en el gremio, el nivel de censura o aprobación por el paso dado por algunos de sus colegas es más por un solo factor: el tiempo. ¿El paso de periodista a candidato fue inmediato, o no? “Lo correcto es que una vez que un periodista ha adquirido una visión de conjunto, un capital público, pueda lanzarse, no veo que tengan vinculación ética. No ético es ocupar de plataforma el periodismo para hacer plataforma política,” considera Ricardo Chacón, editor jefe del matutino El diario de Hoy en El Salvador. Una visión diferente tiene Héctor Silva Ávalos, gerente de redacción del matutino Prensa Gráfica quien considera que a todas luces el transitar del periodismo a la política partidaria riñe con la ética y riñe con el oficio. Para Silva los periodistas están en una posición intermedia de privilegio entre la clase que ostenta el poder político y quienes los eligen. Y es por esa misma razón que no debe perderse la perspectiva de la labor periodística como dueños de los porqués y no de los para quién El presidente de la Asociación de Periodistas de El Salvador, Serafín Valencia, considera que quien se atreve a dar el paso hacia la política partidista “pierde parte de su capital de credibilidad” y eso hace más difícil su retorno al periodismo porque muchas personas lo tendrán encasillado en determinada corriente ideológica. Alfredo Hernández. Cruzando la barrera de periodistas a políticos en Periodismo y Democracia, Antología. Correveidile, La Paz, 2008, pp 150,151,156.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.