¿Es correcto que un periodista ejerza la profesión sin tener un título profesional?
22 de Septiembre de 2016

¿Es correcto que un periodista ejerza la profesión sin tener un título profesional?

¿Está bien que un periodista ejerza la profesión sin tener un título o estudiar esta disciplina?

Respuesta: Durante mucho tiempo el ejercicio empírico de la profesión, fue la práctica predominante. Aún no se habían creado las facultades o escuelas de periodismo y las exigencias de los lectores eran mínimas; además, en la conciencia profesional no había aparecido con tanta claridad como hoy el perfil de la responsabilidad social del periodista. Hoy es evidente que para responder a las exigencias de la sociedad, la mera intuición periodística, u olfato noticioso, no bastan. Se necesita una formación profesional que desarrolle habilidades investigativas, que estimule el talento crítico, que promueva destrezas comunicativas y que, al mismo tiempo, dé un conocimiento amplio del mundo y de la sociedad. Sin esos elementos el periodismo corre el peligro de convertirse en una actividad simplemente intermediaria, esto es, dedicada a recibir y entregar informaciones que dejan al receptor indefenso y a merced de los numerosos manipuladores de información que ejercen en nuestro tiempo. Además, puesto que el trabajo del periodista tiene por función crear las condiciones propicias para el ejercicio de la libertad, mediante su aporte de conocimiento de la realidad, su tarea va más allá de la simple entrega de noticias. La habilidad comercial de encontrar y difundir noticias exclusivas fue, durante mucho tiempo, la forma exitosa de ser periodista; hoy las exclusivas puede tenerlas cualquiera persona provista de un celular, una cámara digital, o desde un blog o un correo de internet. El periodista profesional, con formación universitaria está en capacidad de interpretar, hacer entender y analizar los hechos, que es lo que el receptor de informaciones necesita para tomar decisiones inteligentes a partir de una comprensión de lo que sucede. La gran responsabilidad en este punto, les cabe a los dueños y directores de medios. De ellos depende en buena parte que la información ofrecida a la sociedad sea de mala, mediocre o buena calidad si sus periodistas son improvisados o con formación profesional.

Documentación

El señor Pulitzer se dedicó a la capacitación. Ganó su dinero a la manera antigua, lo hizo a través del periodismo sensacionalista y no estaba muy preocupado por la verdad. En la vejez cambió y lo que decidió hacer con su dinero y su influencia fue fundar dos escuelas de periodismo: una en la universidad de Columbia en Nueva York, y otra en la Universidad de Missouri en Missouri. Ellas fueron erigidas para enseñarles a los periodistas cómo hacer exactamente lo opuesto a lo que había hecho él. El quería un mundo mejor y quería hacerlo a través del periodismo. Dio una gran cantidad de becas a estas escuelas y también estableció un premio, que se da todos los años en varias categorías del periodismo, que ustedes conocen. En 2002, la Fundación Knight le pidió a la Universidad de Princenton que hiciera una encuesta sobre cuál era la frustración más grande del periodista estadinense. Se sorprendieron con los resultados. Resultó que les frustraba no recibir capacitación. El entorno está cambiando y se necesita capacitación. Este es un campo en mi país, y probablemente en el de ustedes, que pierde el 60% de la gente que ingresa para cuando tienen 40 años. Esto implica que la mayoría de la gente inteligente se está yendo porque no recibe esa capacitación en su lugar de trabajo. Por supuesto, esta tendencia a perder gente que no podemos darnos el lujo de perder, se ve acelerada por la falta de capacitación. Charles Eisendrath. El Desafío de la Capacitación. Conferencia en el foro Desafíos del periodismo real, en los 60 años de Clarín, Buenos Aires 2006. Pp 51 y 53.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.