¿Los titulares tienen algo que ver con el buen nombre de la gente?
22 de Septiembre de 2016

¿Los titulares tienen algo que ver con el buen nombre de la gente?

¿Cómo se debería titular: el hijo del Presidente fue llamado a juicio, la esposa del fiscal fue detenida, etc. O fulano de tal fue llamado a juicio, o tal señora fue detenida?.¿ Tiene algo que ver con la forma correcta de titular el deber de velar por el buen nombre de las familias?

Respuesta: Salvo que se trate de una acción emprendida conjuntamente por padre e hijo, en una empresa familiar, por ejemplo, las responsabilidades son individuales y sólo han de afectar a su autor. Un padre no tiene por qué sufrir en su buen nombre por las acciones de un hijo calavera, ni al hijo debe afectarle socialmente la mala conducta de su padre. Teniendo esto en cuenta constituye una injusticia estar recordando en toda información que el narcotraficante, el estafador o el asesino son parientes de…. Es cierto que el dato agrega elementos a la información, pero san datos que, además de innecesarios, hacen daño a terceros inocentes. Nadie tiene por qué cargar con los errores de otros si no está de por medio una relación de complicidad. El periodista que, para darle un mayor atractivo a su información, se vale de este recurso resulta responsable del daño moral que se les causa así a personas inocentes. El asunto, pues, va más allá de la trivial defensa del buen nombre de una familia; es un deber de justicia, hacer responsable de sus actos a cada persona y no a sus allegados; debe recordarse, también, que la verdad no debe hacer daño y por eso está rodeada de precauciones y defensas que impiden que la verdad se vuelva agresión u ofensa.

Documentación

 En “La política como profesión,” Max Weber utiliza la tipología de la ética de los valores absolutos y la ética de la responsabilidad para analizar las acciones políticas y periodísticas.. Un eticista que sostiene únicamente los valores absolutos rechaza la responsabilidad por las consecuencias de sus acciones. Weber lo describe: “el mundo es estúpido y detestable, no yo; la responsabilidad por las consecuencias no me corresponde a mí sino a los demás en cuyo servicio estoy trabajando y cuya estupidez y detestabilidad voy a erradicar..” La cuestión de los resultados de su acción no es responsabilidad del actor. El actor se ve obligado a perseguir el valor absoluto con todos los esfuerzos posibles pero no le preocupan sus resultados. Si el éxito es imposible, el martirio es el único curso aceptable. El elemento característico de la ética de los valores absolutos es la obligación absoluta de la verdad. Debe ser enfatizado que la ética de los valores absolutos no tiene que ver con la irresponsabilidad, así como la ética de la responsabilidad nada tiene que ver con la falta de valores. La acción éticamente responsable significa que se tiene que ver no solamente con la selección de los medios para lograr un fin específico, sino también con la evaluación de los valores, es decir, los objetivos finales, el uno comparado con el otro, y los posibles efectos de un cierto curso de acción, no solamente en relación con el logro de un objetivo inmediato o final en una secuencia directa, sino directamente o a través de canales indirectos sobre los otros valores. El actor que es responsable éticamente acepta la responsabilidad por las consecuencias intencionadas así como no intencionadas de la acción. Michael Kunczik. Conceptos del Periodismo. Fundación Ebert, Bonn, 1991. P. 25

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.