¿Cómo enfrentar el oficio del periodismo en una sociedad de crisis?
22 de Septiembre de 2016

¿Cómo enfrentar el oficio del periodismo en una sociedad de crisis?

¿Cómo enfrentar el oficio del periodismo en una sociedad con profunda división social, con guerra oficial contra medios y periodistas y una situación generalizada de crisis?

Respuesta: Las épocas de crisis son de incertidumbre. Nada es lo que parece porque los bandos en pugna todo lo recubren con las medias verdades de la propaganda. En consecuencia, a nadie se le puede creer, ni a los gobiernos que quieren imponer su verdad única, ni a sus oponentes que también manejan verdades únicas, o todo lo miran a través de la lente deformante de la oposición por la oposición. En una situación así, resulta claro: Que se necesita un periodista que piense y sirva a la sociedad entera, por encima de cualquier partidismo.Que para cumplir ese objetivo el periodista necesita una radical independencia frente a los partidos o grupos en pugna. Esa independencia implica, además, el recurso a fuentes plurales y diversas para su información, y un examen crítico de los materiales proporcionados por las fuentes.Que para hacer efectiva esa independencia y eficaz el servicio de informar, el periodista requiere una conciencia clara sobre el poder de su información y el influjo que ejerce en la sociedad.Que estas actitudes deben estar animadas por un intenso compromiso con la verdad. Implica esta exigencia el uso de las técnicas necesarias para elaborar una información de calidad. En una palabra, puesto que es indispensable una información creíble y completa para responder a una sociedad en crisis, el periodismo que puede enfrentar esa situación debe ser de alta calidad, tanto por su rigor y veracidad, como por su independencia y dedicación al servicio de toda la sociedad. Esa condición puede ser su mayor defensa frente a las posibles arbitrariedades del poder. Pero aún si no lo fuera, es el único periodismo posible en esa situación.

Documentación

 Algunos pasos que pueden darse en el interior de los medios de comunicación encaminados a mejorar la calidad de la información que se entrega a los ciudadanos sobre situaciones de conflicto: Desarrollar criterios básicos para evaluar la calidad de su propio contenido y proponerse metas para mejorar, dentro de las limitaciones económicas, de seguridad y ritmos de cada medio. Algunas de esas metas pueden ser sencillas: No publicar notas de una sola fuente.Publicar al menos una pieza periodística al día , diferente de la noticia escueta.Hacer de la publicación de filtraciones en bruto, sin contrastarlas con varias fuentes, una rara excepción y no una costumbre.Asegurarse que cada pieza periodística contenga unos mínimos de contexto: lugar de los hechos, antecedentes principales y sucesos clave relacionados.Hacerle una prueba de rigor a cada pieza periodística. Un editor puede dedicarse a chequear al menos un dato de cada pieza. Aprovechar todas las oportunidades de formación, bien sea apoyando a los periodistas que las busquen en forma individual o en cursos internos desarrollados por el propio medio. Cubrir una situación de conflicto requiere muchas habilidades y conocimientos, desde historia, hasta manejo de programas informáticos para investigación. Mejorar el acceso rápido desde la redacción a bases de datos públicas, registros oficiales. Esto permite al reportero confirmar un dato o contrastar una información rápidamente. Incentivar y dar amplia cabida a los ciudadanos que puedan aportar crónicas, fotografías, videos..desde su regiones. La versión en línea de cada medio es una forma ideal de incentivar el diálogo con la comunidad y de ampliar el número de fuentes y relatores de lo que está sucediendo. María Teresa Ronderos. Violencia y Medios, Instituto para la Seguridad y la Democracia. México 2007, pp 111, 112.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.