¿Cómo hacer entender a las nuevas generaciones de periodistas que en los trabajos no se debe hacer plagio?
22 de Septiembre de 2016

¿Cómo hacer entender a las nuevas generaciones de periodistas que en los trabajos no se debe hacer plagio?

¿Cómo se debe castigar, no con la nota ni con la expulsión, o hacer entender a las nuevas generaciones de periodistas que en los trabajos de clase no se deben hacer plagio, vg, redactar como propia una noticia copiada de internet?

Respuesta: Las reacciones que se están dando entre profesores que han abocado reflexivamente los casos de plagio, comprenden varios pasos: Despejar el equívoco corriente de que plagiar es una acción blanca, ni buena ni mala, sólo un recurso de trabajo. Hacer ver, o en discusión pública, o en conversación privada, que el plagio implica una injusticia con el autor, cuyo trabajo debe ser reconocido y compensado, y una mentira, puesto que equivale a un engaño: hacer creer que yo soy autor de un trabajo que solo copié. Hacer tomar conciencia de estas dos implicaciones morales del plagio, es un primer paso.Poner de manifiesto el plagio, personal o públicamente, para dejar claramente establecido que no se trata de algo que, por oculto, puede quedar impune. Esta exhibición del plagio crea una conciencia colectiva de rechazo, y supone de parte del profesor, el manejo de los mecanismos de internet que permiten detectarlo.Al comparar el trabajo plagiado con el que se ha hecho honestamente se propicia una útil reflexión sobre el honor profesional ligado al trabajo honesto y a la credibilidad del profesional. Es importante, en esta tercera etapa, poner en evidencia que el profesional tramposo recibe beneficios inmediatos, pero al tiempo se deshonra a sí mismo y desacredita la profesión.Las dos grandes razones para rechazar el plagio, su carácter de injusticia y de engaño, se demuestran convirtiendo hipotéticamente al estudiante o al periodista en víctima del plagio. Sentir que su trabajo es usado como suyo por otros, y que alguien se lucra de su esfuerzo, económicamente o en términos de reconocimiento público, constituye una pedagogía válida y eficaz para crear conciencia sobre el tema. La sanción posible, debería ser cuidadosamente explicada con las anteriores razones. Se crearía una coyuntura favorable para esa explicación en el evento de que la sanción fuera discutida y aprobada por los pares del responsable del plagio. Práctica que, además de su valor pedagógico, crearía una clara visión de las implicaciones sociales y de ofensa profesional del plagio.

Documentación

 “El plagio debe ser tenido como odioso y deshonrante, aunque se tenga la certeza de no ser descubierto.” Código de ética de los periodistas belgas. A 14. El periodista no comete ningún plagio. Código de periodistas de Canadá. A. 3 El periodista debe abstenerse de toda actuación deshonesta, como el plagio. Costa Rica, A 9. No es propio de la conducta profesional explotar el trabajo de otro periodista por medio del plagio, o usando sus copias sin permiso. Gran Bretaña, a 4. Se considerará como grave ofensa profesional el plagio. Guayana inglesa, a 7. El periodista abusa de los derechos de otra persona si publica o intenta publicar el producto intelectual de otro como si fuera suyo. Hungría, A II, 4. No es propio de la conducta profesional explotar el trabajo de otro periodista mediante el plagio o usar sus escritos para confeccionar un artículo sin permiso del autor. Irlanda, a 6. Está estrictamente prohibido plagiar o utilizar de cualquier manera los escritos de otros periodistas o las obras cubiertas con derechos de autor. Israel, 6.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.