¿Cómo actuar cuando gana el bien personal y no el bien de la mayoría?
21 de Septiembre de 2016

¿Cómo actuar cuando gana el bien personal y no el bien de la mayoría?

Supuestos servicios de inteligencia de Perú entre otros, diseñaron una enredada operación que terminó con la llegada a Colombia en 1999 de fusiles AK-47 para la guerrilla, comprados en Jordania. Fui contratado bajo otros parámetros y nunca intervine en proceso alguno. Escribí en la cárcel un libro en el que relato la realidad de mi intervención y de lo que fui testigo. El proceso demostró que yo había denunciado el caso un año antes que Fujimori y Montesinos denunciaran la operación y tres años antes que me capturaran con gran despliegue mediático, recién posesionado Uribe. El Estado no confirmó mi sentencia en primera instancia y declaró extinguida la acción penal. Pero estuve 39 meses en la cárcel. En Colombia nadie publicó el libro AK-47, Intriga Internacional y nadie ha desmentido lo que digo. Solamente una editorial canadiense lo vende por internet. La prensa de la época sólo publicó lo que decían los servicios de inteligencia colombianos. Y siguen guardando silencio.

Respuesta: Este podría ser otro caso en que se demuestra que el compromiso ético del periodista con la verdad, exige que las fuentes sean plurales y diversas. El caso relatado por el corresponsal escapó a la tarea de los periodistas, porque se atuvieron a las fuentes oficiales y no exploraron con otras fuentes. Es sabido que la fuente oficial es la más inclinada a la alteración, o al recorte, o al ocultamiento de los hechos, por tanto suele ser la menos fiable de las fuentes. Además no es sano que sea la única fuente y que se desechen las fuentes alternativas. El servicio que el periodista presta a la sociedad consiste en la búsqueda procesamiento y difusión de la verdad de los hechos diarios y convierte en obligación ética la utilización de todas las fuentes necesarias para llegar al conocimiento más completo posible de la realidad de los hechos. Esta obligación se cumple de modo incompleto cuando las fuentes no son plurales y diversas. La compleja y cambiante realidad diaria debe ser objeto de la observación y versión de varias fuentes que, a su vez, expresen las distintas maneras de ver los mismos hechos.

Documentación

El periodista debe tener la habilidad de encontrar nuevas fuentes que conozcan cada particular historia que trate de desentrañar, es decir, fuentes no habituales a las que no ha probado y de cuya confiabilidad no tiene idea y que debe salir a buscar. Por precaución, luego de escuchar a una fuente no habitual, conviene que le preguntemos por los motivos que tiene para darnos información. La gama de motivaciones va desde el deseo de cumplir con un deber cívico, hasta cuestiones personales como la venganza, los intereses sectoriales o de otra índole. Otro motivo es dar información a cambio de dinero; cuando eso suceda será una decisión personal y ética de periodista establecer si corresponde pagar. A una fuente desconocida también hay que preguntarle cómo le constan los datos.. Siempre es importante que aclaren si son testigos de un hecho o lo saben por terceros, ya que en este último caso tendrían menor importancia. Una buena forma de comenzar la larga lista de fuentes consiste en buscar las “viudas del poder,” aquellas personas arrepentidas de las maniobras en que participaron o despechadas por causas económicas o sentimentales.. Se trata de funcionarios, exsocios, exesposas, examantes, exabogados, excontadores y demás ex que quieran romper los pactos de silencio que generalmente establecen en forma implícita autoridades y empresarios corruptos. Daniel Santoro: Técnicas de Investigación, Fondo de Cultura Económica, México 2004, pp 62,63.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.