Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Una empresa de comunicación fue acusada de fraude fiscal. ¿Puede un periodista de esa empresa hacer un reportaje sobre el asunto, de la misma manera que lo haría con otra empresa? ¿O por ser empleado de la misma debe abstenerse? El caso propuesto en la consulta deja sobre la mesa un tema importante: ¿a quién debe su lealtad profesional un periodista?
En la práctica diaria esta pregunta debe responderse dentro de circunstancias diversas, por eso debe ser claro que la primera lealtad del periodista se le debe, no al medio de comunicación, ni a unos accionistas, ni al director, ni a un partido, religión o nación. Antes que a cualquiera de ellos, el periodista se debe al receptor de sus informaciones. Y el medio de comunicación debe estar en disposición de apoyar esa lealtad que es la suya propia.
Periodistas y medios tienen por función esencial el servicio a los ciudadanos con una información de calidad, en primer lugar. Esta es una razón de ser que se sobrepone a cualquiera otra, incluidos los intereses empresariales.
Tanto más si se trata de una información sobre una conducta empresarial que lesiona el bien público, entre el público y una empresa acusada de atentar contra el bien de todos, la preferencia del periodista es por el público.
En el caso concreto de la consulta, para la empresa es preferible la investigación de un periodista de su nómina, porque tendría una seguridad mayor con ese trabajo que con el de un extraño. Debe tener en cuenta que, de todos modos, el caso será tema de otros medios de comunicación y jugará en su favor el hecho de que su propio periodista informe sobre el caso. Un silencio informativo, en cambio, será mirado con sospecha.
Documentación
Los medios de comunicación pueden ser utilizados lo mismo para atizar un conflicto como para moderar el nacionalismo y la violencia étnica o como recurso importante para la prevención de la crisis.
La comunicación a través de los medios de información puede ayudar a las sociedades en conflicto a obtener una mayor comprensión entre ellas; a aceptar sus diferencias y a desarrollar caminos alternativos a todo tipo de confrontación irracional. Los medios de comunicación pueden utilizar la comunicación para múltiples iniciativas, como por ejemplo:
Analizar un conflicto, desapasionar los debates y ofrecer su dimensión histórica. Crear puentes de comunicación entre los adversarios y presentar los beneficios engendrados por la reconciliación, la cooperación y la paz. Crear un espacio para la negociación, la mediación y el arbitraje. Desarrollar las relaciones interétnicas y organizar foros de diálogo entre opositores. Favorecer la expresión artística como campo en el que se canalicen los aspectos emocionales. Formar periodistas que utilicen lenguaje constructivo para presentar las informaciones orientadas hacia soluciones y no hacia confrontaciones. Reforzar las capacidades de ciudadanos que participan en el proceso de paz.
Edouard Markiewicz: Dándole utilidad social a la información, en Medios periodísticos y acción humanitaria. Icaria, Barcelona 2002. P. 182.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.