¿Cómo abordar temas políticos sin ser calificado como partidista?
21 de Septiembre de 2016

¿Cómo abordar temas políticos sin ser calificado como partidista?

Los hechos que veo como periodista me convencen todos los días sobre el daño que le hace a mi país el gobierno de Hugo Chávez. ¿Debo callármelo para no ser calificado como partidista? ¿O debo decirlo para obedecer a mi conciencia que me exige servir al bien común?

Respuesta: El asunto no es callar, sino cómo decirlo. Se descarta el silencio porque lo propio del periodista es dar su versión de cuanto sucede, sobre todo si es algo que tiene que ver con el bien común. Si callar no es éticamente aceptable, es necesario encontrar la forma creíble de informar sin callar. Se trata, en efecto, de que la información periodística sea creída, para que tenga influencia. Y es creíble la información descontaminada de propaganda y de partidismos. Tarea difícil en un ambiente en el que la radicalización de las personas y de los grupos no propicia el razonamiento, ni la información seria, sino la oratoria emocional y la propaganda en todas sus formas. Sin embargo, el público que busca salidas, agradece la información serena y razonada y está dispuesto a creerla. Es creíble, además, la información honesta, que no esconde el punto de vista, y no la contamina con propaganda de ninguna clase.. El periodista puede expresar de modo transparente su punto de vista, sin convertirlo en propaganda y sin mezclarlo con la información. Esto supone un necesario equilibrio profesional. Por último: en situaciones como la que describe el consultante, es de primera necesidad esa clase de periodismo equilibrado, transparente y capaz de mostrar la diversidad de aspectos políticos de los mismos hechos.

Documentación

Los filósofos de la antigua Grecia comprendieron que los seres humanos son políticos por naturaleza y que una comunidad organizada requiere algún tipo de actividad política. Fue en ese crisol de asuntos políticos donde nacieron los primeros periódicos ,invitando a los ciudadanos a tomar parte en las decisiones políticas que afectaban sus vidas. En los últimos 300 años la vida del periodismo ha sido la historia de su recorrido desde la fidelidad a los partidos políticos, a la fidelidad al interés cívico. “Periodísticamente el siglo XX puede definirse como la lucha por la democracia y en contra de la propaganda, una lucha inevitable librada por una prensa ]”independiente” y “objetiva” ha escrito James Carey de la Universidad de Columbia. Básicamente la prensa cambio la lealtad hacia una facción por un nuevo compromiso, que el periodismo no obedeciera a ningún interés oculto. Los artículos editoriales y de opinión que antes se publicaban mezclados con las noticias – y a veces constituían la noticia principal de primera página- empezaron a publicarse en páginas separadas y bien identificadas para que no quedase lugar a dudas. A partir de decisiones tan sencillas como éstas - que hoy pueden parecernos obvias- se conformó la mayor parte de la ética periodística actual, especialmente aquellos principios que se refieren al posicionamiento político de los informadores. Bill Kovach y Tom Rosenstiel en Los Elementos del Periodismo, Ediciones El País, Santillana, Bogotá, 2003, p.137.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.