¿Cuáles son los pasos de un código de autorregulación periodística?
21 de Septiembre de 2016

¿Cuáles son los pasos de un código de autorregulación periodística?

¿Cuáles son los pasos de un código de autorregulación periodística?

Respuesta: Los códigos de autorregulación tienen en cuenta, inicialmente, una descripción de la entidad o actividad que se va a autorregular y las razones por las que se adoptan las normas autorregulatorias. Tal es el contenido de una introducción o preámbulo del código. En el cuerpo central se reúnen las normas de autorregulación que guiarán el ejercicio profesional. Hay normas técnicas: ortografía de algunos nombres, sintaxis, formas de titular, etc. Y hay normas éticas. Anota Hugo Aznar que esas normas suelen tener distintos énfasis, de acuerdo con la institución, medio o grupo de personas que las adoptan. “ Es recomendatorio cuando sugiere el comportamiento que sería bueno llevar a cabo. Normativo cuando se indican las conductas que deben seguirse para actuar correctamente. Y, finalmente, prohibitivo cuando se mencionan explícitamente algunas acciones que en ningún caso se deben realizar.” (Aznar 47) En la parte final, los códigos se vuelven prácticos y hablan de su divulgación, de las actividades para inducir su aplicación: foros, talleres, seminarios, cursos, etc. Incluyen calendarios para su actualización periódica, dados los cambios de tecnologías o de circunstancias; otros prevén sanciones o la integración de tribunales, con lo que el código pierde su fisonomía ética y asume una catadura legal.

Documentación

 El estudio mundial de los códigos y Consejos de prensa realizado por Unesco a finales de los setenta ya destacaba la existencia de una serie de principios comunes a la mayoría del: 1. El énfasis en la integridad, verdad y objetividad de toda forma de recogida y difusión de noticias. 2. Mantener en todo momento un flujo de información libre entre gobierno y ciudadanía. 3. Procurar la mayor profesionalidad de los periodistas, así como que sus empleadores respeten y protejan su honestidad personal. 4. Lealtad al propio país, rechazando el uso de la propia condición de periodistas para socavar o dañar su bienestar por motivos económicos o ideológicos o a requerimientos de un país extranjero. 5. Preservar la confidencialidad de las fuentes cuando esté justificado y se haya producido un acuerdo en tal sentido; dar a conocer las fuentes cuando el receptor lo precise para juzgar personalmente la validez de la información. Hugo Aznar: Comunicación Responsable, Ariel Barcelona, 2005. P. 45.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.