Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

En el caso hipotético de que la fuente que utiliza el periodista, sea alguien sospechoso de clandestinidad, ¿cuáles serían los pasos para poder hacerle una entrevista sin vulnerar la ética? R.- El delincuente es otra fuente que debe ser tratada como todas las fuentes. En consecuencia, su información debe ser sometida a la crítica necesaria para garantizarle al receptor que el material obtenido y difundido es verdadero.
Toda fuente, cualquiera que sea, es mirada por el periodista como una ayuda en su trabajo de buscar y compartir la verdad de los hechos; pero esa fuente debe ser rigurosamente examinada por el periodista a la luz de preguntas como estas: ¿es idónea? Es decir: ¿conoce los hechos o temas que el periodista investiga como servicio a sus receptores? ¿Es independiente? O sea, ¿informa la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad? ¿O está bajo la presión de sus propios intereses, o de una amenaza, o de sus sentimientos? Las respuestas a estas preguntas determinan si unas fuentes son más fiables que otras y, por tanto, si deben ser entrevistadas con mayor o menor cautela. Así se llega a la conclusión de que tanto los que operan en la clandestinidad o en la ilegalidad, como los altos funcionarios, deben ser objeto de cautela porque unos y otros tienen motivos para engañar. Sin embargo, deben ser escuchados y su información debe ser difundida después del necesario examen sobre la veracidad y oportunidad de sus palabras.
Debe ser claro, además, que la información del periodista es un servicio para el ciudadano, no es para servicio de las autoridades, ni para jueces, ni para policías. Es para la sociedad entera.
Documentación
La exaltación de la violencia se produce al acompañar la información de juicios favorables – más o menos disimulados- sobre la violencia en sí misma o sobre sus motivaciones emocionales.
En este sentido, por ejemplo, es aconsejable enviar casi siempre a la papelera los comunicados y notas explicativas elaboradas por los grupos terroristas o los violentos. Suelen ser pura apología de la violencia. O no hacer entrevistas a delincuentes, mafiosos o terroristas si no hay garantías de que podrá conducirse la entrevista con idéntica profesionalidad que en otros casos. No transmitir en directo incidentes terroristas o delictivos porque esas emisiones terminan siendo coproducidas por los violentos en beneficio de su propia exaltación.
Evitar la exaltación de la violencia es informar desde las víctimas de la violencia, no desde la perspectiva de los violentos. Y es también informar de aquello que los violentos no quieren que se sepa.
¿Qué es noticia? Noticia es, suele contestarse con cinismo, todo aquello que el gobierno no quiere que se sepa.
¿Qué es noticia sobre la violencia? Podría decirse que es todo aquello que los violentos no quieren que se sepa.
Carlos Soria en La Ética de las palabras modestas. Universidad Pontificia Bolivariana, 1997, p. 47, 48.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.