¿Qué principios éticos rigen la publicidad?
21 de Septiembre de 2016

¿Qué principios éticos rigen la publicidad?

¿Qué principios éticos rigen la publicidad?

Respuesta: Los códigos éticos para publicistas coinciden en los siguientes puntos:

• La veracidad. Puesto que su función es la de dar a conocer productos y servicios, su información debe ser confiable. Y esto ocurre cuando está despojada de otro interés que el de prestar un servicio informativo eficaz y útil para los receptores de sus mensajes. Por tanto no ha de ser engañosa, ni inducir a error a los consumidores.

• Educativa. Puesto que la publicidad influye en los hábitos de consumo de las personas a través de la utilización de los más sofisticados recursos de comunicación, se ha de usar este poder para hacer mejores a las personas y a la sociedad y no solo para incrementar las ventas y consumos.

• Por tanto ha de ser responsable, porque tiene en sus manos un enorme poder para persuadir. El publicista tiene el deber de medir las consecuencias de sus piezas publicitarias y ser consciente de que el daño hecho a través de la publicidad nunca se repara totalmente

. • Uno de estos daños puede ser la limitación de la libertad de las personas. De la naturaleza de la información publicitaria dependen las decisiones, que son la materia prima de la libertad. Unas técnicas de persuasión puestas al servicio de un engaño, vician las decisiones y, por tanto, afectan el ejercicio de la libertad de las personas.

Documentación

La publicidad es un tipo de información interesada, pero abierta a los intereses del consumidor, el cual debería evitar los silencios cómplices adoptando una actitud crítica constructiva frente a los anunciantes, a las agencias publicitarias y a los medios de comunicación social. El gran obstáculo para la eficacia del control de los consumidores está en que las empresas productoras presionan sobre los medios que sobreviven en gran medida por los ingresos de publicidad. Las empresas suelen reaccionar contra cualquier medida restrictiva de la publicidad alegando razones de supervivencia. En la práctica no es fácil encontrar una solución a gusto de todos, pero es obvio que la voracidad económica de los agentes publicitarios debe tener algún límite. No en vano han surgido sistemas de autocontrol, como son los códigos deontológicos y las normas jurídicas al respecto. Niceto Blázquez: Ética y Medios de Comunicación, Biblioteca de autores cristianos, Madrid, 1994. P. 663

Tipo Consulta: 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.