¿Es ético públicar emails en el caso de un accidente automovilístico cuando la empresa no responde ?
21 de Septiembre de 2016

¿Es ético públicar emails en el caso de un accidente automovilístico cuando la empresa no responde ?

En la nota sobre un accidente automoviliario incluí un correo del instituto al que se le atribuía la propiedad del vehículo del accidente. Y escribí: "el instituto via email informó que el vehículo no es de su inventario".
¿Había que pedir permiso al responsable del email para publicarlo? Y si no lo hago, ¿queda incompleta la nota? Cuando un funcionario se dirige a un periodista, a sabiendas de su condición de tal, da por supuesto que el periodista está para informar y que informará cuanto se converse con él. Salvo que el funcionario haga saber al periodista, de manera expresa y con razones válidas de bien común, que no autoriza la publicación de lo que diga. Es lo que sucede en los casos de expresa restricción informativa.
Es, pues, el funcionario quien debe pedir la no publicación, pero apoyado en razones válidas. Por ser funcionario está obligado a informar, y al periodista le corresponde verificar su información, y publicarla una vez verificada con otras fuentes.
Cuando se trata de informaciones en las que se acusa a alguien, es un deber de justicia buscar la versión del acusado antes de cualquiera publicación. Esta es la otra razón sobre la que se asienta la validez de la decisión de publicar el comunicado a que alude la consulta.
En cualquier caso el deber del periodista es garantizar que a los lectores se les suministre una información veraz. Esta garantía será real si el periodista comprueba con otras fuentes la verdad de lo informado.
Documentación.
El confrontamiento o cruce de información es una técnica que permite ahondar en los hechos, revelar contradicciones. Consiste en consultar a todas las fuentes relacionadas con un hecho o situación noticiosa. Ir adonde el que afirma como al que niega, al que ataca o acusa como al que defiende, al que está en el medio. La aplicación de esa técnica es obligatoria en periodismo. Además de darle equilibrio a la información, garantía de verdad, credibilidad, sentido de equidad, enriquecerla con versiones y matices y de ayudar a presentarla completa con versiones y matices y de ayudar a presentarla completa, le da el dinamismo y la amenidad propias de una controversia pública.
Bajo ninguna circunstancia el periodista debe dejarse utilizar por sus fuentes. No ponerse a su servicio. El comunicador se debe al público, a los lectores. Es su representante. Se conoce a diario casos de fuentes de la mayor idoneidad y seriedad que suministran datos falsos a los reporteros. Por tanto es aconsejable no creerle todo a la fuente. Dudar, dudar, dudar. Cruzar la información obtenida con otras fuentes alternas, permite confirmar o descartar lo que puede ser noticia.
Donaldo Alonso Donado. De la Información a la Opinión. Cooperativa Editorial Magisterio. Bogotá, 2005. Pp 45, 46.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.