¿Cómo afrontar el cambio de pasar de escribir en un medio impreso a uno digital?
21 de Septiembre de 2016

¿Cómo afrontar el cambio de pasar de escribir en un medio impreso a uno digital?

¿Cómo afrontar el cambio de pasar de escribir en un medio impreso a uno digital?

Respuesta:Internet es otro medio de comunicación, como la radio, la televisión o los medios impresos, por tanto, las normas de los otros medios tienen aquí la misma validez y obligatoriedad. Por ejemplo, el deber de consultar fuentes plurales y diversas, la independencia respecto de las fuentes y de cualquier interés, o la prioridad del interés público sobre el interés privado. Sin embargo cada medio tiene sus propias características que imponen, no una ética distinta, sino un énfasis en los valores o normas que destaca la naturaleza del medio. Internet, más que otros medios, hace necesario el recurso a la pluralidad y diversidad de las fuentes, ya que se trata de un medio que suele colgar en la red informaciones no confirmadas o sin fuente conocida, porque propicia un cierto anonimato. El toque que identifica al periodista entre la multitud de usuarios de la red, es su rigor para confrontar las fuentes y para identificarlas. También se acentúa en la red el sentido de responsabilidad del periodista puesto que internet multiplica las audiencias en proporción que excede los cálculos. Y a esa audiencia millonaria se le debe responder por la exactitud y pertinencia de las informaciones y comentarios. Internet, además, convierte en prójimos aún a los humanos más alejados, puesto que su alcance es superior al de cualquier medio conocido. Esto aumenta de modo incalculable el deber de entregar contenidos que hagan bien o que, al menos no hagan daño, y que sean respetuosos de los derechos y de la dignidad de los demás. Y como sucede con los otros medios, en internet se deben aprovechar en beneficio de los receptores, todas las posibilidades que ofrece esta tecnología. Como se sabe, además de los inmensos volúmenes de información, internet ofrece la posibilidad de combinar la fuerza de las imágenes con el poder de los sonidos y de las palabras, las fotos fijas y los videos y toda la riqueza del diseño. Afrontar este medio implica también la utilización de sus recursos, puestos al servicio de la realización del potencial de los receptores.

Documentación

 Internet no es una fuente de información sino un medio, y vale la pena añadir que la naturaleza del medio puede, por sí misma, socavar su valor como fuente de información. Desde luego, se puede afirmar que el rasgo que lo hace notable – la libertad de acceso- es el mismo que lo puede socavar. Una parte importante de la distinción entre lo probable y lo improbable se basa en evaluar la fiabilidad de la fuente. A su vez, esto requiere que dicha fuente sea identificable en contextos ajenos a los que aparecen en Internet. Esto no es siempre posible, y sobre todo no lo es en el caso de sujetos individuales. Resulta posible, y se conocen casos, crear personajes totalmente falsos e imaginarios en internet que engañan a otros usuarios haciéndoles creer que están tratando con una persona verdadera, poseedora de un conjunto distintivo de creencias e intereses. El genuino usuario termina atrapado en un mundo de irrealidad y dicha irrealidad se basa en el hecho de no haber sido verificada desde fuentes externas. Esta indiscutible posibilidad arroja una luz diferente sobre la concepción de internet como medio de comunicación e intercambio que, al permitir una corriente de información no controlada por los gobiernos, podría ofrecer a los ciudadanos el conocimiento que es poder. Al contactar con otros ciudadanos, los navegadores individuales corren el riesgo de ser absorbidos en un mundo de fantasía e ilusión. Gordon Graham en Internet. Fronesis, Madrid 1999. Pp 98-99.

Tipo Consulta: 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.