Consultorio Ético de la Fundación Gabo
21 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Teniendo en cuenta el auge de la estrategia free press, ¿cómo se vería afectada la ética periodística cuando se mezclan publicidad con contenido editorial e informativo? ¿Cuáles son los dilemas éticos que eso genera? R.- Las normas contenidas en los Manuales de Estilo, y las que proclaman los códigos de ética, son terminantes: no se deben mezclar noticias y publicidad de modo que el lector llegue a creer que son una misma y única cosa las noticias y la publicidad.
La razón de fondo de esta norma es que es combinación o mezcla constituye un engaño.
En efecto, la publicidad se vale de medias verdades para anunciar sus productos, instituciones o personajes. En la mayoría de los casos destaca cualidades y silencia o niega defectos, de modo que su información es incompleta y sesgada por el interés predominante de quien ordena y paga el anuncio.
Por el contrario, el periodista está obligado por la naturaleza del servicio que presta, a entregar a sus receptores la verdad más completa posible de los temas que informa; esta característica le da al periodismo la credibilidad e influencia de que goza en la sociedad.
Cuando el publicista, o el propio periodista mezclan información y publicidad, se proponen trasladarle al discurso publicitario toda la credibilidad que corresponde al periodismo. Así al engaño del contenido, se agrega el engaño formal.
Cualquiera que sea el modo de hacer periodismo, vinculado a un medio, independiente o como free lancer, el compromiso del periodista con la verdad se mantiene inalterable. Es de la esencia de su ser profesional.
Documentación
Existe incompatibilidad entre los cargos de relacionista público y el de periodista cuando este desempeñe funciones de jefatura en medio periodístico de información.
Carta de ética periodística en Chile. A 16
Quien motivado por intereses particulares recoge o ayuda a recoger y publicar anuncios para cualquier editorial, esté o no trabajando en ella, podría sufrir pena de suspensión de seis meses hasta la baja d ela Asociación.
Código de conducta de los periodistas de Polonia. A 20
El periodista debe negarse a elaborar cualquier materia de carácter publicitario.
Código deontológico de los periodistas portugueses. A n.
En el ejercicio de su función el periodista respeta el principio de incompatibilidad con la ética profesional de recoger o servir como intermediario para recoger anuncios o textos periodísticos que tengan en realidad el carácter de anuncio.
Código de los periodistas Yugoslavos. A 19, b.
El periodista no deberá divulgar como información lo que tiene carácter comercial o publicitario, sin identificarlo claramente como tal.
Código de ética del periodista venezolano. A 20ñ.
Ni la publicidad, ni las Relaciones públicas son compatibles con el periodismo. Por esta razón El Tiempo prohíbe desempeñar, simultáneamente con el periodismo, alguna de estas dos actividades. Además, el periodista debe tener cuidado de que quienes ejerzan esas profesiones quieran utilizarlo.
Las finalidades específicas de las relaciones públicas y de la publicidad afectan los principios de objetividad, rigor, transparencia y servicio público que reglamentan el ejercicio del periodismo.
Manual de Redacción de El Tiempo, Bogotá, p. 175.
Uno de los primeros recaudos para servir al lector es que en el diario puedan diferenciarse con claridad que es información y qué es publicidad. En consecuencia, se usan tipografías y diagramaciones diferentes para cada uno de esos materiales
Uno de los mayores errores es publicar como texto original de un periódico lo que es un aviso disimulado. La Nación no admite semejante violación de la confianza de sus lectores.
Manual de Estilo y ética periodística de LA Nación de Buenos Aires. P.45

Tipo Consulta: 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.