¿Cómo actuar frente a un medio corrupto que sigue circulando sin sanción alguna?
20 de Septiembre de 2016

¿Cómo actuar frente a un medio corrupto que sigue circulando sin sanción alguna?

¿A qué se debe que un medio de comunicación, con evidentes indicios de haber caído en la corrupción, pueda seguir circulando sin sanción alguna? No existe ley que sancione la manipulación de la opinión pública.

Respuesta: En casos como este el ciudadano está indefenso por estas razones: • Los gobiernos no suelen estar dispuestos a pagar el costo político de medidas que serían impugnadas como restrictivas de la libertad de información. La sola sospecha en esta materia, afecta a los gobernantes. • Los gobiernos no siempre disponen de autoridad moral para lanzar la primera piedra en casos como estos. Ellos mismos han estimulado la manipulación de la opinión pública a través de medios de comunicación propios, o medios privados, dóciles a sus presiones y sobornos.

• La población, desconocedora de sus derechos a la información, o es inconsciente de la existencia de una manipulación, o si la conoce siente que es inevitable porque no dispone de defensa alguna, o no sabe que hay mecanismos de defensa de esos derechos. En efecto, la indefensión de la población frente a los manipuladores se está contrarrestando con dos medios principales:

1. La alfabetización en medios que comienza en el hogar, continúa en la escuela, el colegio y la universidad, para capacitar a las personas en la comprensión y crítica de los medios y en los recursos legales disponibles.

2. La organización de lectores, oyentes o televidentes en ligas o asociaciones que asumen la tarea de defender los derechos de las personas frente a los poderosos medios de comunicación.

Documentación

 Estudiamos los medios porque a través de ellos se expresa nuestra cultura. Hace unas semanas vi un partido de beisbol por televisión. Estoy de acuerdo en que un partido de beisbol no es más que un juego. Pero 50.000 personas vieron el partido en vivo, y varios millones lo siguieron por televisión o por radio. Este hecho no es poca cosa y merece nuestra atención. ¿Qué significa la popularidad de este juego? ¿Por qué lo transmiten los medios? ¿Quién lo ve? ¿Por qué? ¿Qué se dice durante la transmisión del partido? ¿Qué valores se le agregan al deporte? ¿Qué dice esta representación acerca de nuestras actitudes hacia la excelencia, la competencia, la estadística, el género, la raza? ¿Cuál es la ganancia del medio en esta transmisión? ¿Es el juego un producto? ¿Es la audiencia un producto? ¿Por qué se muestra un determinado aviso durante el juego y qué significa? Estas son algunas de las preguntas que debe plantearse la educación en medios aun en relación con la transmisión de un evento deportivo. Las mismas preguntas podrían formularse para las muñecas Barbie o para una comedia en televisión. Los alumnos deberían estudiar los medios a fin de estar armados contra sus efectos negativos. Esta posición considera a los medios perjudiciales y dañinos. Si bien es cierto que los medios apelan a nuestras ideas o emociones, esta es, en realidad, la naturaleza de la comunicación. Y es tan cierto del Edipo Rey de Sófocles, o del Guernica de Picasso, como lo es de un programa de televisión o de una película. Por supuesto, debemos enseñar a niños y adultos a identificar los valores de los mensajes, pero no privilegiemos ninguno de los medios como inherentemente buenos y otros, como inherentemente malos. ¿Es la televisión mala? ¿Es la lectura buena? ¿Es la alta cultura mejor que la cultura popular? Seguramente depende de qué y cuánto observemos o leamos y del sentido y uso que hagamos de estas construcciones. Rick Shephard en Comunicación, Medios y Educación. Octaedro, Barcelona, 2003. Pp. 107,108

Tipo Consulta: 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.