Consultorio Ético de la Fundación Gabo
21 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

En un canal de televisión local, ¿cuáles funciones fundamentales le corresponden a un Defensor de las Audiencias? Según su experiencia ¿qué acciones concretas puede implementar? El defensor de las audiencias ante todo es un representante de los receptores de información ante el medio de comunicación; en su caso, ante el canal de televisión.
Como tal tramita los reclamos de la teleaudiencia. En un periódico, los de los lectores y en el caso de la radio, los de los oyentes.
Esos reclamos tienen que ver con exigencias de rectificación por contenidos calumniosos ofensivos o simplemente inexactos. En el caso de la televisión la audiencia suele reclamar, además, una programación de calidad, o por contenidos ofensivos, o por el exceso de publicidad comercial.
El defensor, representando al receptor quejoso, estudia la queja con el responsable y acuerda con él la forma más adecuada y justa de responder.
El cumplimiento eficaz de esta función crea en los receptores la sensación de ser atendidos y acatados, lo cual refuerza su sentido de lealtad con el canal; en el medio de comunicación fortalece la conciencia sobre los deberes en relación con la información y con los receptores.
El defensor, además, promueve la autocrítica en el interior del medio; al hacerlo, esa percepción de errores y fallas, lo mismo que de avances y logros se vuelve un punto de partida de un proceso permanente de mejora de la calidad.
Otra tarea es la de ilustrar y estimular la conciencia de periodistas y responsables del medio, para el cumplimiento de sus deberes éticos, como parte fundamental de un proceso de perfeccionamiento profesional.
Son acciones que se cumplen con reuniones de grupo, talleres, publicaciones internas y con espacios dirigidos al público en que se responden sus comunicaciones y se tratan, de modo pedagógico, las posibilidades y logros de la comunicación por televisión.
Documentación
El Defensor del Lector es el funcionario que vela por los intereses del lector, los defiende y lo representa en la redacción del periódico. Su misión principal consiste en procurar que se cumpla el propósito de mantener una relación de total transparencia y equidad con los lectores. El cargo de Defensor equivale al de ombudsman en otros países.
La relación entre los periodistas de la redacción y el Defensor del Lector es la misma que se podría establecer entre un redactor y su lector. El Defensor no está en posición jerárquicamente superior ni inferior a la de ningún miembro de la redacción. Sus funciones son totalmente independientes y autónomas.
El Defensor del Lector debe ser enterado, con la mayor brevedad posible, de todos los errores de información, de coordinación, de enfoque o de manejo periodístico que puedan aparecer en el periódico. La notificación de estos errores al Defensor del Lector es responsabilidad del redactor que los haya cometido y del editor de la sección respectiva. El aviso al Defensor del Lector debe incluir la entrega de cualquier carta, comunicación o documento escrito que se haya recibido de lectores o protagonistas de informaciones que hagan reclamos.
Manual de Redacción de El Tiempo, de Bogotá, Artículos 70101 a 7.01.03

Tipo Consulta: 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.