¿Qué papel juegan los medios de comunicación en los colegios?
20 de Septiembre de 2016

¿Qué papel juegan los medios de comunicación en los colegios?

Foto: lourdesnique en Pixabay / Usada bajo licencia Creative Commons.

Los medios de comunicación en los colegios, ¿son objeto de estudio o son instrumento pedagógico? ¿Dónde debe recaer la fuerza docente?

Respuesta: 

Son usos, ambos importantes y complementarios. Su uso como instrumento pedagógico complementa el uso que se hace de ellos como objeto de estudio. Si se los convierte en instrumentos pedagógicos pero no se los estudia, se prescinde de un aspecto fundamental en la docencia, tanto más cuanto que el estudiantado tiene que ver con los medios de comunicación en su vida cotidiana y es influido por ellos; si se los estudia pero no se los aplica, el proceso pedagógico es tan incompleto como todo lo que se reduce a teoría y excluye las aplicaciones prácticas, que es el caso, por ejemplo, de la química que se aprende en los libros, pero no en los laboratorios. Para escuelas y colegios, lo mismo que para los hogares y las universidades ha llegado a ser un imperativo ético el conocer y hacer conocer los medios de comunicación como objeto de estudio y como instrumento de trabajo por estas razones entre otras:

a) Porque es necesario crear una actitud activa que reemplace la común actitud pasiva de sometimiento a la influencia de los medios., El desconocimiento de su poder, la inconsciencia con que las personas aceptan su influencia a la hora de decidir o de mirar la vida, les ha dado a los medios un poder orientador, muchas veces alienante, que sólo se puede contrarrestar si se los conoce.

b) Porque los medios ofrecen posibilidades positivas de mejoramiento personal o de adquisición de conocimientos, o de fortalecimiento de la relación con los demás que no podrían aprovecharse si solo se los viera como entretenimiento. Es, pues, necesario que, incorporado al pensum educativo, el conocimiento de los medios contribuya a hacer activa la actitud que hoy rs pasiva y sumisa ante los medios. Y que, además, estimule el aprovechamiento de las posibilidades que los medios de comunicación ofrecen.

Documentación

Lo que el ciudadano de hoy le pide al sistema educativo es que lo capacite para poder tener acceso a la multiplicidad de escrituras, de lenguajes y discursos en los que se producen las decisiones que lo afectan en el plano laboral, familiar, en el político y el económico. Para ello el ciudadano deberá poder distinguir entre un noticiero independiente y confiable y un noticiero ventrílocuo de un partido o de un grupo económico, entre una telenovela que conecta con el país innovando en el lenguaje y en los temas y una novela repetitiva y fácil. En este sentido necesitamos una escuela en la que aprender a leer signifique aprender a distinguir, a discriminar a valorar y escoger dónde y cómo se fortalecen los prejuicios o se renuevan las concepciones que tenemos de la política y de la familia, de la cultura y de la sexualidad. Necesitamos una educación que no deje a los ciudadanos inermes frente a las poderosas estratagemas de que hoy disponen los medios para camuflar sus intereses y disfrazarlos de opinión pública. Jesús Martin Barbero en Comunicación, Medios y Educación, compilación de Roxana Morduchowitz. Octaedro, 2003. Barcelona, pp 27 y 28.

 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.