Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Desearía tener unos apuntes de cómo realizar un reportaje y una crónica.
Normalmente estas preguntas no deberían tener respuesta en un consultorio ético. Pero dada la indisoluble unidad entre lo ético y lo técnico en periodismo, ponemos a disposición de los lectores el texto del Manual de Estilo de El Colombiano, de Medellín, Colombia, por cuanto allí se hace explícito ese concepto. Al referirse a los géneros reportaje y crónica, el Manual se expresa así.

Documentación.

4.3. La Crónica.

4.3.0 " La crónica nace de la noticia, se acerca a la columna de opinión y al reportaje, pero mantiene la precisión de la noticia. Es un relato noticioso que utiliza los recursos literario y de investigación, que no admite la invención de los géneros de ficción, pero sí el uso de la inferencia.

4.3.1 Se diferencia de la noticia por estas características:
Admite juicios de valor que la acercan a la opinión.
Utiliza recursos literarios para obtener una presentación atractiva de la noticia como la revelación progresiva de los datos para crear suspenso en el lector.
Se vale de la inferencia para crear o ilustrar situaciones.
Se escribe con estilo vivo y lenguaje rico.
4.3.2. " La noticia y la crónica mantienen sus semejanzas.
En ambas la información se impone sobre la interpretación.
En los dos géneros el rigor de lo preciso modera lo imaginativo.
Los dos manejan hipótesis que deben validar o descartar al confrontarlas con los hechos comprobados.
4.3.3. " En la crónica se utilizan distintas técnicas para hacer atractivo el relato.
4.3.3.1. Una presentación intrigante del tema en el primer párrafo.
4.3.3.2. Abrir un interrogante en cada párrafo para responderlo en el siguiente, dentro de un proceso de revelación gradual de los datos. " "
4.3.3.3. Un estilo vivo y ágil que incluye una edición dinámica de las entrevistas con que se sustenta la crónica.
4.3.3.4. Una visión del hecho desde la triple perspectiva de los antecedentes, el contexto y las proyecciones.

4.4.- El Reportaje.
4.4.0. El compromiso del periodista de El Colombiano con la verdad y con el servicio responsable al lector se demuestra, particularmente, con el reportaje. Este género periodístico exige las mejores calidades éticas y técnicas del periodista porque es el resultado de una obstinada búsqueda de la verdad, de un equilibrado ejercicio del análisis, de una imaginativa creación de formas de expresión, de una paciente búsqueda de fuentes y en las fuentes. El reportaje supone selección de temas que no necesariamente son de candente actualidad, y requiere de los periodistas una dedicación mayor y más extensa en el tiempo para la elaboración de las noticias. El Colombiano es consciente de esas implicaciones y las acepta porque entiende el reportaje como un servicio especial para sus lectores y com
4.4.1. Cuando los hechos se miran desde distintos ángulos, a través de los ojos de los distintos protagonistas, con la ayuda de fuentes documentales, y se presentan con estilo literario, nace el reportaje.
4.4.1.1. El reportaje debe ser cuidadosamente planeado con los editores o con el jefe de redacción. En trabajo de equipo se debe precisar el tema, sus fuentes, su tratamiento y la distribución de trabajos. Como se ve, más que un trabajo individual, es una operación en equipo.
4.4.2. En el reportaje confluyen los elementos de los distintos géneros.
4.4.2.1. " " Todos los elementos de la noticia hacen parte del reportaje, sólo que aparecen bajo un estilo diferente.
4.4.2.2. Va más allá de la noticia e incorpora el análisis.
4.4.2.3. Incluye los elementos propios de una investigación.
4.4.2.4. Entre estos elementos destaca el manejo de fuentes a través de la entrevista y del examen crítico de documentos.
4.4.3.- El tono del reportaje varía según la naturaleza de su tema central. Si es un reportaje de denuncia el tono debe ser sobrio para que sea la contundencia de los hechos la que aporte la fuerza " " si es una investigación sobre otros temas, o centrada en un personaje, el estilo puede tener la viveza de una creación literaria.
4.4.4.La Estructura del Reportaje. Hay dos momentos claves para un buen reportaje, el primero y el último párrafo.
4.4.4.1. El primer párrafo debe poner al lector del lado del tema. Llámese " gancho", "seducción" o " golpe", debe ser una invitación a leer, imposible de ignorar y de resistir.
4.4.4.2. El último párrafo debe darle resonancia a la idea central, debe crear preocupación y dejar en el lector una idea clara, vigorosa e inquietante, por eso merece tanta atención y esmero como el primer párrafo.
4.4.4.3. El cuerpo del reportaje debe desenvolverse dentro de una estructura lógica y fluida en la que aparezcan, con toda su fuerza, testimonios, documentos, descripciones y análisis. Los detalles que se utilicen han de fortalecer o ilustrar el tema central, la misma función deben cumplir las anécdotas. En ningún momento debe olvidarse que se trata de una noticia vista desde el mayor número de ángulos posibles, incluidos los que escapan a la visión común y que va más allá del presente. Todo esto con una forma literaria superior y más elaborada que la de lanoticia
Manual de Estilo de El Colombiano.
(Medellín, Colombia.) Fotocopia. 1998.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.