Consultorio Ético de la Fundación Gabo
21 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Es ético que los periodistas reciban galardones, premios “en reconocimiento de su empeño periodístico” o por hacer uso de alguna ley que facilita el acceso a la información pública? R.- Cuando manuales y códigos destacan normas para preservar la independencia del periodista, lo hacen porque la independencia:
Permite que el periodista acceda a la verdad. Preserva la credibilidad del periodista. Consolida el peso moral del periodista en la sociedad.
Son consecuentes, por tanto las normas para proteger esa independencia. Una de las más comunes es la que prohíbe al periodista recibir regalos, privilegios o gajes de las fuentes de información.
La relación del periodista con sus fuentes debe estar regulada por una estricta independencia para que favores, beneficios o amistad personal, no ejerzan influencia alguna a la hora de informar.
De ahí se concluye, en la práctica, que si mi fuente es la alcaldía, la gobernación o el ministerio, yo debo dejar en claro al alcalde, gobernador o ministro que cualquier beneficio en mi favor tendrá la apariencia de un soborno. Deben excluirse, por tanto, para mantener incontaminada la relación del periodista con la fuente.
Las normas precisan, además que en el caso de premios, reconocimientos o exaltaciones académicas, serán las agremiaciones periodísticas quienes las otorguen, porque así se puede suponer la independencia y la competencia con que lo hacen. Una consideración parecida merecen las universidades y los centros de estudio o instituciones dedicadas al fomento y apoyo del buen periodismo.
Entidades públicas, empresas, complejos financieros o industriales suelen incluir como operaciones de relaciones públicas los patrocinios, los premios y subsidios a medios y periodistas. Son favores que tienen para los medios y periodistas un alto costo: el de su credibilidad. El público deja de creer en quienes tienen precio, por alto que sea.
Documentación
Los periodistas deberán abstenerse de recibir premios o compensaciones en dinero a través de concursos o por decisión de terceras entidades, cuando ello provenga de servicios de instituciones de cualquier naturaleza que los beneficiados deben fiscalizar en el ejercicio de su profesión.
Los periodistas sólo podrán optar a premios o galardones asignados exclusivamente en mérito de su competencia, cuando ellos sean discernidos por jurados de carácter estrictamente profesional designados por el Colegio de Periodistas.
Ningún periodista podrá solicitar donaciones para sí o destinadas a otros periodistas, ni tampoco aceptarlas, cualesquiera que sean los motivos que se invoquen. Toda acción de beneficio social que se estimare necesaria, deberá ser autorizada por el Consejo Nacional del Colegio de Periodistas.
Carta de ética periodística en Chile. A 18, 19, 20.
Para conservar la integridad de su independencia y prevenir el deterioro de la libertad de opinión el periodista debe:
Rehusar regalos y cualquier tipo de recompensa por sus servicios al Estado o a los individuos. No debe aceptar cargos pagados ni sacar provecho de las prebendas u otros beneficios similares, mientras estos estén en conexión con el campo de su actividad. No pueden participar en ningún negocio que pueda influenciar directamente o afectar indirectamente el libre ejercicio de su vocación.
Reglas de deontología periodística en Grecia.A 36.
No aceptar ninguna ventaja ni promesa que pueda limitar la independencia profesional o la expresión de la propia opinión.
No confundir el oficio de periodista con el de publicista; no aceptar ninguna consigna directa o indirecta de anunciadores publicitarios.
Declaración de deberes y derechos de los periodistas suizos. A 8 y 9.
No aceptamos regalos ni dádivas de parte de las fuentes de información. No aceptamos viajes gratis ni aspiramos a tener un tratamiento preferencial que se nos podría conceder debido a la posición que ocupamos. Tenemos prohibido aceptar entradas gratis a cualquier acontecimiento que no es gratuito para el público.
Código de conducta de The Washington Post.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.