Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Cómo debo tratar el tema de la ejecución de Timoty Mc Veigh, si yo me opongo a la pena de muerte y, sobre todo, al sensacionalismo periodístico con que se está tratando el caso, pero tengo a mi jefe encima, que quiere que enfoque el tema como si se tratara de un evento deportivo? Su jefe es su jefe, pero no es su conciencia. Y una conciencia periodística indica que uno es el tratamiento de un evento deportivo y otro el que se debe dar a la ejecución de Mc Veigh.Que usted se oponga o no a la pena de muerte no cambia el hecho, y la versión periodística es veraz cuando da su versión exacta.
Esa versión es insuficiente si se limita a los datos que causan sensación debe ir más allá: presenta contextos, o sea todos los hechos concomitantes y relacionados con esa ejecución investiga sus antecedentes, muy significativos en este caso y busca sus proyecciones, o sea lo que pasará con la pena de muerte, con el manejo de pruebas, con la intervención de gobernadores y presidentes, y lo que la sociedad puede esperar de esa institución en vista de los resultados que ha tenido la pena de muerte en materia de criminalidad y de terrorismo en el mundo.
Como usted puede ver, un tratamiento de estos temas con un criterio ético de verdad, de independencia de los propios prejuicios y con una sentido de respuesta a la sociedad, puede dar por resultado una crónica de mayor interés que la versión de un evento deportivo.

Documentación.

La verdad y la objetividad posibles son uno de los principales temas de los códigos de ética. La verdad en ningún caso puede ser falseada o tratada superficialmente. Por esto los Códigos exigen la comprobación de la veracidad de la información o una "absoluta objetividad" en ese mismo sentido. Y todo eso por razones del derecho que el público tiene a conocer la verdad. En algunos casos este concepto es expresado lacónicamente excluyendo de manera total y categórica la mentira. En otros, la idea es desarrollada entrando en el terreno práctico, ya que la información debe estar libre de odios y prejuicios, fuel a los hechos e interpretada imparcialmente.
La noticia, el dato, están ahí, tal y como se produce y cualquier cambio del hecho sería una falsedad o una mediamentira. A su vez la información no es algo que aparece por sí solo. Siempre hay alguien que informa y su enfoque no es necesariamente una falsificación del hecho o una traición a la objetividad. El enfoque no es más que una consecuencia de la natural limitación humana, es el tratamiento legítimo de la información, un tratamiento evidente y necesario para la orientación honesta siempre y cuando esta parte sujetiva del informador arranque de un conocimiento exacto y cierto, de una reflexión consciente y de una rectitud intachable de intenciones.

Luka Brajnovic
En Deontología Periodística. Pamplona. 1978

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.