Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Hasta qué punto debeos confiar en los despachos de una agencia internacional. Nuestros periódicos programan sus páginas internacionales basados en los noticieros de las agencias: ¿hasta qué punto esto representa un peligro para la información? Las agencias de noticias tienen el carácter de fuentes especializadas, lo mismo que otro periódico o revista, o los noticieros de radio y de televisión con que el periodista enriquece su información. Cuando se acude a fuentes especializadas, se mantiene el deber ético y técnico de examinar críticamente sus contenidos. Esto quiere decir que se debe indagar por su autoridad para tratar los temas, lo mismo que su independencia. Esta es la razón por la que periódicos y noticieros no dependen de una sola agencia de noticias, sino que mantienen contratos con varias, que les permiten confrontar datos, enfoques y posiciones frente a los hechos. También se utiliza la versión de corresponsales, la información a través de la Internet o los contactos telefónicos. Depender de una sola agencia es tan

Documentación.

Compruebe los hechos en diferentes fuentes.. Esta es la práctica más deseable, a pesar de que tiene sus límites. En cualquier investigación que requiera una delicada información, esto es indispensable. Los exreporteros del Washington Post Carl Bernstein y Bob Woodward dijeron que no escribieron nada sin antes verificarlo por lomenos en dos fuentes de información. Como reportero, usted debe desarrollar un cierto sentido de lo que es importante y lo que es discutible. Lo importante del caso es que lo discutible debe ser debidamente comprobado.
Busque la otra cara de la moneda. Ningún asunto, por trivial que sea, sólo tiene una cara y ninguna noticia debe ser escrita hasta tener las dos caras de la moneda. Hasta los delincuentes convictos tienen interesantes excusas y les será mucho más difícil acusarlo de libelo si esas excusas han sido debidamente publicadas. Mas aún, alguna gente acusada de delitos es realmente inocente y por lo general estarán felices de aclararlo ante usted si se les da la oportunidad. Un esfuerzo extra para localizar la persona, hasta en el mismo infierno si es necesario, lo salvará de sufrir un fracaso potencial.
Sospeche hasta de su propio archivo. El archivo y biblioteca del periódico puede ser una fuente creíble de información, pero la información que le den en un momento dado puede no ser la correcta. El peligro más serio de confiar a ciegas en esa información es que usted cometa el mismo error que cometió, años atrás, otro reportero. Como por lo regular no hay tiempo de acudir a otro archivo, nosotros aplicamos estas reglas:
No utilice lo que no esté dicho por lo menos en dos artículos.
Utilice lo que obviamente sea seguro.
Cuando los nombres estén escritos en forma diferente, adopte el que esté escrito igual más de una vez en el escrito, o el escrito en el último informe publicado.
Básese en artículos escritos por reporteros que usted conozca y en los que confíe.

Leonard Ray Teel y Ron Taylor
En Sala de Redacción. Gernika, México, 1983.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.