Consultorio Ético de la Fundación Gabo
21 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Es necesario y ético que los lectores interactúen a través de la red con funcionarios de mayor jerarquía de una redacción (editores, opinión, gráficos) para aclarar puntos de vista polémicos, de rechazo o polarizados, generados por una publicación? R.- Las redes sociales “ese lugar intermedio entre lo privado y lo público, entre lo personal y lo social”, (expresiones de D.Pompili en “La herencia de lo digital”) precisan los conceptos sobre lo público y lo privado y abren nuevas perspectivas a la comunicación. No es extraño, por tanto, que cuando una polémica se traslada de las páginas del periódico a la pantalla, se produzca algún desconcierto, como si alguien estuviera violando confidencialidades.
Las redes sociales no solo amplían el campo de la influencia en el que se desarrolla una polémica, o el alcance de una información, sino que rompen el estrecho esquema de la comunicación a través del periódico. Según este, el emisor (director del periódico, columnistas o reporteros) difunde contenidos para unos receptores que, de manera limitada, pueden interactuar con una respuesta, réplica o reacción.
En las redes sociales el receptor es también emisor, con capacidad de respuesta e interactividad, lo que convierte la polémica libre, en un medio para buscar la verdad, contrastar opiniones y rechazar errores.
Es, pues, instrumento de búsqueda colectiva de la verdad sin las limitaciones de los medios clásicos de comunicación. Por otra parte no puede acusarse a quienes se valen de las redes sociales por violación de privacidad alguna. Lo que se discute en las páginas de un periódico es público, aunque con difusión limitada, si se compara con lo que obtienen las redes sociales. Uno y otro medio sirven como plataforma para la discusión de puntos de vista y lo ideal es que cuanto aparece en las redes también sea conocido en el medio impreso.
Documentación
El desarrollo de web 2.0 hace comprender que las relaciones entre personas se encuentran en el centro del sistema y de sus contenidos que cada vez más aparecen fuertemente relacionados con quien los produce y señala. Antes de facebook y de otras plataformas semejantes, internet era simplemente una red de páginas y de contenidos, no de personas. Las personas podían hacer contacto entre ellas y reunirse en un newsgroup o en una mailinglist pero las relaciones humanas eran invisibles en la web. Ahora surgen esas relaciones. Las redes sociales no son un conjunto de individuos sino de relaciones entre individuos. Y se están desarrollando diferentes sistemas que permiten la aparición de diferentes plataformas de red de contactos sociales interactivos entre ellas. El concepto clave ya no es el de presencia en la red, sino el de conexión: si se está presente, pero no conectado, es como estar solo. Se entra a la red para experimentar o incrementar esta forma de proximidad.es necesario, pues, comprender bien como el concepto de prójimo, y más específicamente de amistad, se modifica y desarrolla por causa de la red.
Consideremos también el hecho de que las redes sociales no se reducen a facebook o a twitter, aunque su desarrollo sea global. Existen muchas otras, algunas de base geográfica y otra

Tipo Consulta: 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.