Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Cómo conciliar la autonomía e independencia del juez (individual o colegiado) y la del periodista, premisas sin las cuales ninguno de los dos puede dar cabal cumplimiento a la misión en manos de cada uno de ellos? ¿De qué manera se puede manejar esta relación tan delicada, sin que la responsabilidad social de cada cual se vea interferida? Esa autonomía e independencia se concilian cuando jueces y periodistas encuentran que tienen el mismo objetivo de servicio a la ciudadanía.
En las discrepancias y conflictos entre estos profesionales hay un elemento común que los explica: cada uno defiende intereses subalternos: o institucionales, o personales. Cuando cada uno conduce su actividad hacia el mejor servicio del ciudadano y de los más altos intereses de la sociedad, encuentran su razón de ser la autonomía y la independencia del uno y del otro.
Ni la autonomía, ni la independencia son valores absolutos. La explicación de la dificultad que inspira la pregunta, es que jueces y periodistas consideran esos valores como absolutos. Una ética de la responsabilidad les da un valor relativo, es decir, ante la autonomía y la independencia se preguntan: autonomía, ¿para qué? Independencia, ¿para qué? Porque la una y la otra se mantienen en cuanto son valores instrumentales que permiten servir mejor a la sociedad y a las personas.

Documentación.

Weber distingue entre dos tipos formales posibles de actitud que denomina éticas de responsabilidad y éticas de valores absolutos.
En "La política como profesión" Weber utiliza esta tipología para analizar la acción política y periodística. Un eticista que sostiene únicamente los valores absolutos rechaza la responsabilidad por las consecuencias de sus acciones. La cuestión de los resultados de su acción no es responsabilidad del actor. El actor se ve obligado a perseguir el valor absoluto con todos los esfuerzos posibles, pero no le preocupa el éxito de su acción.
La acción éticamente responsable significa que se tiene que ver no solamente la elección de los medios para lograr un fin específico, sino también la evaluación de los valores, es decir, los objetivos finales. El actor que es responsable éticamente acepta la responsabilidad por las consecuencias intencionadas así como no intencionadas de su acción.

Michael Kunczik
En Conceptos del Periodismo. Fundación Friederich Ebert. Bonn 1991.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.