Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Desde el punto de vista ético se puede considerar que la información para Internet es tan válida como la de un periódico? Si es así, ¿reemplazará algún día Internet a la prensa? La ética tiene toda la vigencia que cada persona quiera darle. Según esto lo mismo da que quien informa utilice Internet, una emisora o un teléfono. Siempre dependerá de su sensibilidad ética el que tengan aplicación o no los valores éticos.Pero las circunstancias que ayudan y crean un marco propicio para darles vigencia a esos valores, hacen más favorable para la ética el ambiente de un periódico que el de la Internet.La razón principal, es que el periodista cuenta como norma técnica de su oficio, la comprobación de fuentes, el usuario de Internet que echa a rodar un rumor por las ciberpistas, no tiene quién le urja ni le controle esa comprobación el periodista tiene una formación adquirida en la universidad o en el oficio, que le crea un compromiso con la verdad esto no ocurre con los informadores por Internet el sentido de responsabilidad ofrece una asimetría parecida según se trate de un periodista o de un espontáneo digitador de Internet.Para la mayoría de los que han comenzado a estudiar la ética de la Internet, el problema principal estriba en que la Internet propicia el anónimo, condición que la prensa rechaza por principio. Cuanto publica un periódico tiene rostro: o el del periódico, o el de su editor y, en muchas casos, el del propio periodista. Ese rostro le imprime responsabilidad y, por tanto, credibilidad. La Internet está técnicamente diseñada para la información sin rostro. Y allí está la clave de su previsible transitoriedad.

Documentación.

Las publicaciones únicamente en línea, en muchos casos, no tienen que defender el prestigio y la credibilidad que se exige a los medios tradicionales, y se preocupan más por la rapidez de publicar los reportajes en la Red que en verificar la información.La presencia de publicaciones on-line que sustentan sus informaciones en simples rumores, dificulta la tarea de considerar a los medios noticiosos en Internet como fuentes de informaciones fidedignas, aunque existan casos de investigaciones serias rebeladas a través de la Red.
Internet da a millones de personas la oportunidad de expresarse y convierten sus páginas web en nuevos medios de comunicación en línea que intentan luchar con la prensa tradicional por un espacio en la Red. Ante este nuevo panorama, muchos se preguntan si esto convierte en periodistas a todos, y si todos están obligados a las mismas normas de responsabilidad que se aplican en los medios escritos, televisivos o radiales.Los representantes de las principales corporaciones de publicación y difusión de Estados Unidos, reunidos en un seminario, expresaron que sus empresas hacen todo lo posible para mantener las mismas normas editoriales en sus sitios en línea, no obstante la previsión de poner la información en Internet lo más rápido posible.
John Rawlings, vicepresidente principal de Sporting News, revista deportiva que lleva once años publicándose en papel y con su versión on-line, fue uno de los más claros y contundentes en establecer igual calidad y confiabilidad a los redactores de la prensa escrita y en línea."El periodismo es el periodismo. No aceptamos ninguna variación de nuestras normas", expresó.
Por su parte Rosa Zeta de Pozo, al comentar la aparición de la página web de El Comercio de Lima, hizo una precisión que vale para toda la prensa digital: "aunque ahora la información esté también a través de la world wide web, tendrá que seguir haciendo cada día información de calidad y para ello seguirá investigando, analizando, comprobando antecedentes, buscando y evaluando fuentes, verificando, ponderando, elogiando, aplaudiendo, deplorando, desmitificando, corrigiendo, confirmando, valorando y publicando sin perder la visión integral del mundo y del hombre."
Es un error pensar que toda la información que se proporciona por Internet es verdadera. La ingenuidad ha llevado a periodistas como el estadounidense Pierre Salinger a tomar como cierta la versión en linea en donde se establecía que el avión 800 de la Trans World Airlines (TWA) que explotó minutos después de partir de Nueva York en 1996, fue producto de un misil, o a algunos medios a publicar una fotografía donde presuntamente aparecía la princesa Diana agonizante en el puente parisino de El alma, lo que resultó falso.
Como se señaló en un informe del New York Times demasiado material en el ciberespacio es incorrecto o problemático en otras formas. Y si bien algunos se identifican fácilmente como la obra de principiantes o defensores de alguna causa, la veracidad de muchos otros que al parecer son auténticos o profesionales, pueden ser de difícil evaluación."

Roberto Nicolás Silva Rodríguez
En "El periodismo electrónico: los medios de comunicación por Internet." Tesis de grado en la Universidad de S. Marcos. Lima.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.