Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Un caso concreto que pasó en mi periódico fue el de un menor acusado de delitos menores. Pero dada la circunstancia de que era hermano de un famoso asesino que había matado tres niñas, los pequeños delitos de su hermano menor se convirtieron en noticias merecedoras de un importante espacio. Al menor se le dedicaron espacios importantes, aparecía machaconamente con su nombre completo y su fotografía. El periódico justificó todo diciendo que el parentesco con el asesino era parte de la noticia. ¿Qué criterios éticos hay sobre esto? Los criterios que se manejan en casos como este, se refieren a dos aspectos distintos:

1.- La práctica común entre periodistas judiciales de involucrar gratuitamente a los familiares en las acciones delictuosas de alguien, como si los delitos necesariamente se fraguaran y ejecutaran en familia, o como si la condición de delincuente fuera genética, es injusta. Si a las personas acusadas se las debe presumir inocentes mientras la justicia no haya probado su culpabilidad, con mayores veras se debe respetar la inocencia presumible de su familia. Es injusto, por tanto, invocar los parentescos de alguien cuando esa referencia puede arrojar sospechas sobre una persona.

2.- Los menores tienen derechos que las leyes preservan en los distintos países. Entre ellos está el de que su identidad se reserve cuando aparecen asociados, activa o pasivamente, a cualquier clase de delitos. La razón de fondo para estas normas es que el menor tiene derecho a un futuro digno y a la oportunidad de construirlo. Esta oportunidad se le cierra cuando la sociedad asocia su nombre y su imagen a un delito, por obra de los medios de comunicación.

Documentación.

El periodismo es el espejo de una Etica para la Acción. De sus muchos modelos presentados, algunos hacen carrera para bien en unos casos y para perjuicios en otros. Se hace necesario emprender muchas campañas de educación para una Etica para la Acción. La sobreabundancia de diagnósticos exige un salto cualitativo en el proceso de soluciones. Y este paso crucial puede ser el imperativo de la Etica para la Acción. Por definición la ética es algo de la práctica personal, social y cotidiana. La ética en teoría no es tal.El caso negativo de la niñez ( abandono, crimen, violación, descuido, desnutrición, analfabetismo integral) sólo puede intentar soluciones desde la base de una reforma educativa que tenga como fundamento la Etica para la Acción. Etica que parta del individuo, de la propia convicción de que su aporte depende únicamente de él, más que de la autoridad, de la vigilancia o del castigo de una sociedad mayoritariamente impune. Etica que rija las acciones de todos en cada uno y que busque el bien o el deber, por encima de la recompensa y aún de la propia satisfacción.
Suplir, distorsionar, pervertir o escatimar la información dentro de los elementos de la niñez agrava todos los problemas, comenzando por la trivialización y la depreciación de la práctica de los niños.
Las razones pueden ser:

No se pondera la proyección del niño como futuro ciudadano.Desde hace poco tiempo se intenta penetrar en el conocimiento del mundo del niño.Se insiste en la posición de utilizar al niño como agente inocente de consumo, incluso como producto central en la tragedia de la noticia del crimen.Dado el poco tiempo disponible de los padres para sus hijos pequeños, los medios de comunicación pierden la oportunidad de ser alentadores y señaladores de soluciones en aquella relación familiar ( red básica de toda la sociedad.)En síntesis, el problema básico de despreciar el trabajo informativo referente a la infancia, redunda en grandes vacíos y errores sociales.

Hugo Avila Baquero.
En Periodismo e imaginación para la infancia. Capítulo de La Infancia en el periodismo.
Fundación Restrepo Barco y Unicef Colombia. Bogotá 1998.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.