Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Cuál es la función social de un columnista de opinión en un país dondelos conflictos cada vez se agudizan más y los medios de comunicación noofrecen criterios a la opinión pública para construir un criterio clarodel problema? En todas partes, haya conflicto o no, el columnista de opinión es unintérprete de los hechos y, por tanto, un especialista en el deletreo delos significados. Eso lo convierte en un guía porque, como los queconducen caravanas de viajeros por la selva, descubre caminos en dondeel ojo no entrenado sólo ve una vegetación enmarañada e intrincada. Loshechos de cada día, conocidos a través de numerosos medios decomunicación, cumplirían un papel desinformador si no existiera esteespecialista que relaciona acontecimientos, recuerda antecedentes,descubre contextos y que, sobre todo, señala el rumbo que seguirán loshechos.
Cuando hay conflictos sociales, políticos, económicos o de ordenpúblico, es cuando el trabajo profesional del columnista es másnecesario. Y si la sociedad padece una agudización de los conflictos,esa tarea de interpretar los hechos se vuelve fundamental para cualquierproceso de manejo pacífico de los conflictos.
Ese servicio a una opinión pública confundida, es la dimensión ética dela columna de opinión y supone, entre otros valores, estos:

a.- Compromiso con la verdad, a veces más riguroso que el del reporteroporque su libertad de opinión está relacionada con ese compromiso.
b.- Independencia respecto de intereses que no sean los que llevan a laverdad.
c.- Responsabilidad social nacida de la conciencia del servicio que sele debe a la sociedad.

Documentación.

Si la democracia tuviera que ser un sistema de gobierno y controlado porla opinión de los gobernados, entonces la pregunta que nos deberíamosreplantear es: ¿cómo nace y cómo se forma la opinión pública?Casi siempre, o con mucha frecuencia, la opinión pública es un "dato"que se da por descontado. Exista y con eso es suficiente. Es como silas opiniones de la opinión pública fueran, com las ideas de Platón,innatas.
En primer lugar, la opinión pública tienen una ubicación, debe sercolocada es el conjunto de opiniones que se encuentran en el público oen los públicos. Pero la noción de opinión pública denomina sobre todopiniones generalizadas del público, opiniones endógenas, las cuales sondel público en el sentido de que el público es realmente el sujetoprincipal. Debemos añadir que una opinión se denomina pública no sóloporque es del público, sino también porque implica la res pública, esdecir, argumentos de naturaleza pública: los intereses generales, elbien com?n, los problemas colectivos.
Cabe destacar que es correcto decir "opinión." Opinión es doxa, no essaber y ciencia es simplemente un parecer, una opinión sujetiva para lacual no se requiere una prueba. Las matemáticas, por ejemplo, no son unaopinión. Y si lo analizamos a la inversa, una opinión no es una verdadmatemática. Del mismo modo las convicciones son convicciones frágiles yvariables.

Giovanni Sartori
En Homo Videns. Taurus, Madrid, 1998.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.