Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Solicito su opinión sobre el tema "El choque entre los objetivos periodísticos y los comerciales dentro de los medios de comunicación."
Para un periodista no es nada agradable hacer notas comerciales, y menos aún cuando se convierten en la mayor parte de la agenda a cubrir. Aunque se trata de una consulta para un trabajo universitario, el tema se acoge en este consultorio por su evidente interés para todos.
En principio el choque entre objetivos periodísticos y comerciales se da por una torpe concepción empresarial, puesto que el producto que un medio vende es credibilidad. El lector, ciertamente, busca noticias, pero noticias que pueda creer, y la sola sospecha de que en vez de noticias recibe propaganda comercial camuflada, destruye la credibilidad de cualquier medio.
La práctica de los medios que hacen información comercial va en dos sentidos:

1.- Diferenciar con claridad y mediante recursos de diagramación y de tipos de letra, la información comercial de la información periodística, para que el lector no se llame a engaño.
2.- De la misma manera diferenciar el personal de redacción. Hay redactores de información comercial, dedicados exclusivamente a esa tarea, y periodistas a quienes se mantiene alejados de cualquier encargo comercial. Así se pueden mantener la independencia y la calidad de lasdos áreas.

El periodista, por su parte, entendidas estas razones no debe aceptar la combinación de las dos actividades, por cuanto esa práctica resulta dañina para su credibilidad y la del periódico.

Documentación.

Algunos anunciadores buscan un tratamiento preferencial en los medios noticiosos donde compran espacio y tiempo de publicidad. Nadie se entusiasma demasiado con el intento de los publicistas de ubicar sus anuncios en ciertas secciones del periódico o revista, o en determinadas horas del tiempo de la transmisión. Pero lo que realmente molesta es permitirles decidir o influir sobre lo que pasa como noticias no contaminadas. Es de suponer que las columnas de noticias y los telenoticieros no están en venta. Y, hablando en general, no lo están.
El editor Dunlap del Herald, de Sharon, en Pennsylvania, ha sufrido la experiencia de publicistas que retiraron sus anuncios a causa de noticias que reflejaban animadversión contra ellos. Pero eso no ha hechocambiar su política de no permitir a los anunciadores influir en las noticias.
A veces el contenido de las noticias afecta el de los anuncios. ¿Qué se puede hacer cuando un equipo de noticias resulta con una noticia que contradice lo afirmado por los publicistas en sus anuncios? Muchoseditores se hacen los de la vista gorda y publican ambas. Cuando Murdoch compró el Chicago Sun-Times, este periódico tenía un problema similar, debido a que su equipo de reporteros investigadores produjo una importante serie de artículos sobre abusos y manipulación de beneficios en clínicas de abortos.
Pamela Zekman, quien encabezó el equipo querealizó la serie, recuerda que, una semana antes de que salieran los artículos, ella señaló a los editores que "algunas personas estaban acudiendo a esas clínicas basándose en los anuncios que circulaban en elperiódico." Afirma que " sin un instante de vacilación" el periódico canceló contratos con esas clínicas que alcanzaban cifras hasta de US 600.000 al año en ingresos por anuncios.

Eugene Goodwin.
"Por un periodismo Independiente." Tercer Mundo. Bogotá.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.